Compartir
Fuente / Getty Images

Sánchez Flores volverá al Calderón cinco años después de su marcha en la que fue ovacionado

Todo parecía imposible con aquel Atlético de Madrid de la temporada 2009/2010 clasificado en las últimas posiciones de la Primera División, con un Abel Resino que no logró acoplar a un equipo después de clasificarlo para la Champions League, que obtendría un único punto en la fase de grupos al empatar a cero con el Apoel Nicosia en el Vicente Calderón.
La derrota por cuatro a cero en Stamford Bridge ante el Chelsea hizo que la dirección técnica, tuviera la decisión de destituir a Abel. Con la llegada de Sánchez-Flores al banquillo, las sensaciones cambiarían.
El técnico madrileño se encontraría un vestuario sin confianza, descuidado y desorientado. Él conseguiría recuperar el vigor y la seguridad de aquella plantilla.
“Sacaría del pozo” en el que estaba sumergido el equipo en la Liga BBVA, ascendiéndolo hasta la novena posición, pero ese no era el objetivo a principio de temporada, por lo que tuvo que afrontar las dos competiciones que le quedaban por disputar: la Copa del Rey y la Europa League.
En la Copa del Rey, Quique llevaría al Atlético a una final de Copa algo que no sucedía desde la temporada 1999/2000, se enfrentarían al Sevilla, encuentro disputado en el Camp Nou, donde desgraciadamente y de manera inmerecida caería por un 2-0 ante los sevillanos. Los jugadores llorando sobre el campo y la afición allí presente alentando sin parar.

Dichosos los que creyeron sin haber visto

En Europa League, la fortuna cambiaría, tras 14 años de auténtica sequía y 48 años sin hacerlo en Europa, el Atleti volvería a levantar un trofeo, un gol de Forlán el minuto 116 ante el Fulham inglés,  hacía que la afición se volviera a sentir la grandeza de ver a su Atleti en lo más alto.

En la siguiente temporada, sería la oportunidad de disputar un nuevo trofeo, la Supercopa de Europa, esta vez ante el Inter de Milán (Vencedor de la Champions League ante el Bayern de Munich). Un partido más que demostró el buen hacer al frente del banquillo de Quique, un nuevo trofeo estaría en las vitrinas del Vicente Calderón al vencer por dos a cero al Inter de Milán de Benítez. 

Aún así, esa campaña no se conseguirían los mismos reusultados, y el contrato de Quique no sería renovado por decisión de los dirigentes.

Muchos agradecen a Simeone la identidad y el renombre que tiene el Atleti hoy en día, pero el que puso la primera piedra para ver a este Atleti fue él: QUIQUE SÁNCHEZ FLORES.

Comments

comments

Deja un comentario