Compartir
Imagen: clubatléticodemadrid.com

El centrocampista africano prolonga su idilio con el club, al menos, cinco años más. Diego Pablo Simeone tiene fe ciega en el potencial del ghanés a pesar de su escasa participación hasta el momento. La academia del club le vio llegar en 2011. 31 partidos es su escaso bagaje con el primer equipo colchonero. Declaraciones al club del protagonista, plasman su ambición por crecer siempre formando parte de la parroquia rojiblanca “Estoy muy contento. Quiero seguir creciendo en el Atleti”.

Thomas debutó al comienzo de la pasada temporada de la mano de Simeone. 30 minutos en el Calderón ante el Espanyol bastaron para denotar que era un diamante en bruto. Su exuberante físico en ocasiones no llegaba para tapar sus carencias tácticas y técnicas. El africano sigue mejorando estos aspectos paulatinamente, aunque aún necesita tiempo para ganarse un puesto en el once al parecer del técnico argentino.

La Liga cosechada con el equipo Juvenil del club es considerado el gran logro de Thomas con la elástica rojiblanca. El escaso nivel de su selección le hace ser pieza clave de su equipo. Esta escasa calidad, a su vez, les hace imposible destacar a nivel colectivo. Este escaso bagaje en cuanto a títulos puede parecer corto, pero – en teoría – sus mejores años están por llegar. 

Tres goles y sendas asistencias son el bagaje del ghanés con el club colchonero a sus 23 años. Sus cabalgadas – aunque en contadas ocasiones – son capaces de marcar diferencias cuando los partidos se rompen; dando puntos de oro desde el banquillo. El caos que genera es su mayor defecto a pulir para terminar de ser importante dentro de la plantilla. Aptitudes le sobran, si gana ese control del que actualmente carece, podría ganar un hueco dentro del conflictivo doble pivote rojiblanco

Comments

comments

Deja un comentario