Compartir
MILAN, ITALY - MAY 27: Gabi of Atletico Madrid looks on during an Atletico de Madrid training session on the eve of the UEFA Champions League Final against Real Madrid at Stadio Giuseppe Meazza on May 27, 2016 in Milan, Italy. (Photo by Shaun Botterill/Getty Images)

George Patton fue uno de los mejores comandantes de Estados Unidos en la IIGM, siendo el general aliado al que más temió siempre el alto mando alemán. Patton odiaba a los cobardes, blasfemaba en público y era increíblemente carismático. En el ejército norteamericano se le conocía como “blood and guts”: sangre y cojones.

Fue Patton quien dijo que El valor es aguantar el miedo un minuto más. El Atleti está a 180 minutos, quizá 210, quizá con una fatídica tanda de penaltis de por medio, de llegar a Cardiff. Se terminó el miedo, desaparecieron los fantasmas. El Atlético debe aguantar el temor, acabar con él. Vencer el dolor.

Porque el miedo no sirve de nada si no se le enfrenta cara a cara. Porque la sangre y los cojones no se pueden esconder tras él.

Alineación del Atleti en Lisboa 2014.
Alineación del Atleti en Lisboa 2014. (FUENTE| Atlético de Madrid)

El valor, la bravura, el coraje y corazón que reza el máximo credo rojiblanco, obligan a que hoy, y hasta el próximo 10 de mayo, ningún indio sienta un ápice de miedo.

Porque son muchas batallas y guerras perdidas, cuerpos y mentes diezmados donde el dolor ha dinamitado hasta al más optimista de los colchoneros, pero gracias a ese dolor, y bien lo dijo Simeone, es el que nos hace volver a la escena del crimen. Y el miedo nos privó de acabar con el dolor, hasta ahora.

Porque Luis Aragonés lo dijo, “estoy harto de perder contra éstos, en este campo”. Porque nos subestiman una y otra vez. Porque se burlan, se cachondean, se descojonan de cualquier rojiblanco por el mero hecho de pertenecer al bando opuesto y no al lujurioso lado blanco de Madrid.

Tifo atlético en Milán 2016. (FUENTE|Atlético de Madrid)
Tifo atlético en Milán 2016. (FUENTE|Atlético de Madrid)

Porque la honestidad y caballerosidad que siempre tuvieron, hace años que quedaron reducidas a cenizas, a pequeños reductos de nobleza madridista que incluso a veces se expone a que sus semejantes les señalen si no se despiporran del Atleti.

Se acabaron los miedos. El Manzanares, el Calderón, no lo merecen. Que el valor y el calor, el color y el ardor que impregnan cada uno de los atléticos, aparezca en su expresión más elevada, casi irrepetible, que arengue y levante a los guerreros que llevan años agauntando de pie ante el dolor, por vencer en esta maldita empresa que es la Copa de Europa. Se acabaron los miedos, lo dijo Patton, lo dijo Luis, lo dice Simeone.

Venzamos al miedo, venzamos al dolor.

Comments

comments

Deja un comentario