Compartir

Los atléticos mirábamos con ganas ese España – Portugal sub-21 por dos razones: la primera porque es un partidazo entre dos favoritos al título, el segundo porque se enfrentaban Diogo Jota y Saúl, ambos a un gran nivel durante la temporada.

Al final, el partido nos quedó un poco descafeinado porque no pudimos ver a Diogo Jota tras su suplencia, el portugués pasó de ser titular en el primer partido (sustituido al descanso) a no ser ninguna de las tres opciones para los cambios de la segunda parte. Ricardo Horta, Paciencia y Bruma fueron los cambios de Portugal, todos ellos con el marcador en contra, algo habrá cambiado en la cabeza del seleccionador portugués para no poner al centrocampista ni con el marcador en contra.

El que no defraudó fue Saúl, el segundo capitán de la Selección española fue titular en un centro del campo que presentaba una novedad: Ceballos era el otro interior y no Asensio como en el primer partido (Asensio pasó a la banda y Denis se quedó fuera del once).

Un partido que no fue nada fácil, Portugal presionaba y generaba ocasiones, pero amigos, Saúl sabe mucho de estos partidos y se sacó una gran jugada de la manga para hacer un golazo muy suyo desbordando rivales y abriendo la lata (una vez más) para poner a España con 1-0.

Pero no quedó la cosa ahí, Saúl dio un recital de trabajo por y para los compañeros, no perdió balones comprometidos y siempre estuvo en la ayuda para robar balones en zonas clave (3/4 de campo cuando atacaba Portugal), probablemente el MVP de España.

Uno de los datos que hablan del rendimiento de Saúl es el siguiente:

El partido se lo acabó llevando España por 3-1 con el segundo tanto de Sandro que parecía sentenciar pero Bruma hizo un golazo para ponerle emoción, emoción que se encargó de destrozar en los últimos minutos un Williams que salió en la segunda parte.

Comments

comments

Deja un comentario