Compartir

‘El Niño’ ha marcado el 43% de los goles en invierno desde la mañana de enero de 2015 en la que reapareció en el Vicente Calderón. Hoy puede ser titular en Moscú, en invierno, donde la temperatura estará por debajo de los cero grados a la hora del encuentro.

Esta temporada está siendo la más atípica tanto para el club, como para Fernando Torres y para la gente: la mudanza, la sanción FIFA, el polémico cambio de escudo, los desaires de Griezmann y la disolución de Torres en los onces de Simeone. Al inicio del curso, el Cholo optó por utilizar a Correa, Vietto y Gameiro antes que al Niño, provocando que el nueve solo disputase un partido completo en los tres primeros meses de competición, la ida de Copa del Rey ante el Elche. Lo que equivale a 318 minutos en once partidos, un tercio del total. El primer grito de Fernando llegó en su 14ª aparición de la temporada, en el Metropolitano disputando la Copa del Rey. Aquel gol no vino solo, ya que consiguió un doblete y el Atlético superó al Elche por 3-0. Estos han sido los únicos tantos que los colchoneros han visto marcar al Niño esta temporada en una estación que no sea la invernal. Y es que Torres, es nuestro soldado de invierno.

Este idilio invernal no podía comenzar de mejor manera. Es fácil recordar los primeros goles de Torres en su vuelta. Con la rojiblanca en su pecho, se deshizo de los defensas madridistas de un soplido y silenció el Bernabéu en el primer minuto de ambos actos. En el mismo minuto del primer tiempo hizo creer al Calderón con la remontada en la Copa del Rey ante el Barcelona, con un gol que igualaba la eliminatoria. Un balón que impactó el poste para que el Niño corriera a los pies del Fondo Sur donde, de rodillas, besó la alfombra verde de la que es su casa. De la que era nuestra casa. El último día de aquel mágico invierno, festejamos por cuarta vez un gol del Niño de los ocho que consiguió en cuatro meses.

En la primera temporada completa tras su vuelta, Torres tardó en aparecer en invierno. Habían pasado, en concreto, seis días del segundo mes del año cuando Torres hizo el tercer gol del Atleti que certificaba la victoria por 3-1 ante el Eibar. En el partido siguiente, volvió a sorprender en el inicio del partido y marcó el único gol que vio Getafe en el día de los enamorados. El tercer gol del Niño aquel invierno lo vimos en Mestalla, fue el segundo de la tarde en la que el Atlético venció 1-3 al Valencia de Neville. Aunque de ese año todos recordamos un momento, una tarde inolvidable en el Calderón, un disparo que pudo encarrilar definitivamente el viaje a la segunda final de Champions de la era Simeone. Se encontraban Neuer y Torres cara a cara. En ese momento, el Bayern de Guardiola podía verse dos goles por debajo en el cruce antes de jugar en el Allianz. En ese momento, nos levantamos del asiento y se paró el mundo. En ese momento, Torres dejó atrás a Alaba y estrelló un disparo en el palo derecho de la portería del Fondo Norte. En ese momento, hubiéramos deseado que fuera invierno.

Tras completar la temporada más goleadora desde que volvió a casa, había expectativas de que la última campaña en el Calderón, Torres superase aquellos 12 goles de la 2015/16. Hasta su primer gol del invierno pasado, el Niño había mejorado en un gol (3) las cifras de aquella temporada. En el periodo invernal mandó el balón a la red en cuatro ocasiones: doblete ante el Leganés, el primer gol de la noche ante el Celta y el último ante el Bayer Leverkusen en los octavos de Champions. La magia del invierno no se había esfumado, igualó su máxima cantidad en la estación más fría del año.

Hoy, Torres cuenta con cinco goles en total, la mitad que en la temporada pasada y dos por debajo de la cantidad que llevaba a estas alturas del 2017. Aunque el año para él está siendo complicado por la poca participación en el equipo mencionada anteriormente, este invierno puede suponer el despertar de un Fernando Torres que debe ganarse la renovación en el campo, porque Simeone ya remarcó que no hará ningún esfuerzo para que Torres renueve, sino que será él quien, con sus goles, pueda firmar una extensión de contrato. Este invierno ha conseguido más goles que en los primeros cuatro meses de competición: tres de los cinco que cuenta en su casillero. Es el delantero que menos goles ha marcado esta temporada, junto a un Diego Costa que cuenta con 18 partidos menos. El partido de mañana puede ser el inicio de un incremento goleador del Niño aprovechando las ausencias de Gameiro y Costa, mientras encara la recta final de la temporada. Además, cuando ha marcado Torres, el Atlético de Madrid ganó veinte de los últimos veintitrés partidos en todas las competiciones. La última derrota del equipo con gol de Torres, se produjo el 8 de mayo del 2016, 2-1 ante el Levante.

Fernando Torres sabe que está condenado a abandonar el equipo de su vida si no consigue revertir su situación de cara al gol. Sabe que ha desperdiciado oportunidades siendo titular y que, las veces que ha salido desde el banquillo, no ha producido impacto alguno en el equipo. Sabe, como todos nosotros, que su estación goleadora favorita es el invierno. Y sabe, como todos nosotros, que debe dejar de ser Fernando para volver a ser, en Moscú, nuestro soldado de invierno.

 

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.