Compartir
Fuente | ATLÉTICO DE MADRID

Otra vez Kuipers. Otra vez el holandés de Lisboa. El hombre que dio el alargue más famoso de la historia de la Champions League, y que a la postre supuso el sueño roto del Atlético en el Estádio Da Luz de la capital portuguesa aquel 24 de mayo de 2014, será el colegiado encargado de arbitrar la finalísima de la Europa League entre los colchoneros y el Olympique de Marsella.

Y no será la segunda vez que Björn Kuipers se encargue de impartir justicia con el Atleti como uno de los contendientes. De hecho, este mismo año ya visitó el Metropolitano para mediar en el Atleti-Roma de fase de grupos de la Liga de Campeones. Precisamente esa ha sido la única victoria colchonera con el neerlandés a los mandos de un partido, ya que el otro precedente, además del fatídico 1-4 de Lisboa ante el Madrid, se trata de un empate por 2-2 ante el Chelsea, allá por 2009, también en la máxima competición continental. Aquel punto sirvió a los de Quique Sánchez Flores para acabar terceros de grupo, eliminados pero clasificados para una primera edición de la rebautizada Europa League, que acabó llevándose en Hamburgo ante el Fulham.

Björn Kuipers, natural del pequeño municipio de Oldenzaal, cerca de la frontera con Alemania, lleva siendo árbitro internacional desde 2006, pitando ya varias finales nacionales e internacionales. Esta vez será su segunda participación en una final de Europa League, tras pitar la de 2013 entre Benfica y Chelsea, en el Johan Cruyff de Ámsterdam, que se llevaron los londinenses, con gol de Torres incluido.

Este empresario de 45 años, dueño de varios supermercados y peluquerías, afronta la recta final de su carrera en el arbitraje adquiriendo un gran protagonismo en las últimas temporadas. Formará parte también de la lista de colegiados que viajen al próximo Mundial de Rusia.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.