Compartir
El meta se reivindicó en su debut. | Foto: Twitter (@atleti)

Adán, Vietto y Gameiro firmaron buenas actuaciones en medio de su entramado de críticas y negociaciones por sus marchas. El Arsenal fue la víctima, que salió derrotado en los penaltis ante un gran Atlético de Madrid, plagado de bajas.

La pretemporada es tiempo de ilusiones y de proyección para jugadores jóvenes. Sin embargo, el primer encuentro de la pretemporada rojiblanca nos trae una reivindicación en forma de golazo de Luciano Vietto, en forma de gran actuación de Kevin Gameiro y en forma de exhibición en los once metros de Antonio Adán.

Los dos primeros, en la rampa de salida, no han dejado pasar la oportunidad de demostrar que no son tan malos como los pintan. En el caso de Vietto, los detallitos siempre han estado a la orden del día, pero después de tantos fracasos, un gol en pretemporada no parece cambiar la percepción de la afición (y de un servidor ) hacia él. 

Si hablamos de Gameiro, la cosa es distinta. Al final de la 2017/2018 encaró su rol con garantías y con un rendimiento notable. De cara a la nueva temporada, tiene pie y medio en Valencia y Kalinic parece ser su sustituto. En este punto es donde chirría la cosa. Dejar pasar a un jugador adaptado, comprometido con su rol y con rendimiento considerable por un pieza por pieza por una incógnita: Kalinic. Puede que sea el jugador el decidido a marcharse, pero ante el Arsenal no mostró desapego y fue de los más activos arriba.

Por su parte, Adán aprovechó su debut para demostrar que su valía está por encima de su pasado madridista. Parando tres penaltis de cuatro y anotando el definitivo, el ex-bético mandó un mensaje a los que dudan de su compromiso. El meta viene a darlo todo y parece haber dejado atrás su pasado madridista, recordemos que Juanfran y Filipe también lo hicieron.

En clave rendimiento: Rodri, Olabe y Mollejo dejaron grandes sensaciones. El centrocampista debutó de la mejor manera posible: demostrando lo que saber hacer. Dio aire al equipo, combinó con criterio y robó, fue el eje del equipo. Olabe en el lateral hizo un trabajo genial para jugar en una posición que no es la suya. Mollejo, por su parte, tuvo pocos minutos pero los aprovechó para demostrar su descaro. Además, anotó el penalti en la tanda decisiva.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.