Compartir
Diseño: Juan Ugena | La Gradona

Atlético de Madrid y Borussia Dortmund. O cómo tener mil similitudes y no ser lo mismo. Clubes enormes, historia del fútbol e historias de fútbol. Aficiones entregadas a unos colores. Muchos comunes y paralelismos, pero diferentes. Borussia Dortmund y Atlético de Madrid. Echte Liebe; Coraje y Corazón. Un partido de Champions en su máxima expresión.

El muro amarillo de Westfalen es uno de los iconos del fútbol alemán y europeo. (FUENTE | BVB)

El Dortmund es ese club, ese estadio y ese viaje que respira Champions por los cuatro costados. El Muro del Westfalen, el You’ll Never Walk Alone de 80 mil gargantas al unísono y una atmósfera gualdinegra hacen del Borussia un rival delicioso para enfrentar y paladear la Liga de Campeones.

Pero el Dortmund lleva consigo una larga historia mucho más allá de eso. Hubo una época en la que el Borussia, bautizado así en 1909 tomando el nombre de una cerveza local de la época , no era ganador. De hecho, estuvo años a la sombra de muchos de los rivales a los que a día de hoy mira por encima del hombro.

Es el caso de su archienemigo, el Schalke 04, con quien protagoniza el Derbi del Ruhr, y al que tardó en derrotar por primera vez 18 partidos. Casi 40 años viendo como eran los mineros azules los que les pintaban la cara. Ni qué decir del Bayern de Múnich, que mientras ganaba Copas de Europa en los 70, el Dortmund deambulaba entre la segunda división y el retorno a la Bundesliga. No todo ha sido fácil en el Borussia, que de hecho, ha tenido sombras muy alargadas entre sus luces.

El Borussia fue el primer club alemán en ganar un título europeo, la Recopa de Europa de 1966. (FUENTE | BVB)

Los periodos cíclicos del Borussia Dortmund hacen al conjunto aurinegro tocar el cielo para caer después en picado hasta el infierno. Antes de esos años en segunda, el club se había convertido en el primer alemán en ganar un título europeo. Fue en el 66, cuando ganó la Recopa de Europa al Liverpool, en la primera era dorada de la institución de Westfalia. En cuartos de final, además, habían eliminado al Atlético, y dejaron su nombre en la historia colchonera: El Borussia Dortmund fue el último equipo europeo en jugar en el Viejo Metropolitano.

En los 90 vuelven a engrandecer su nombre en Alemania y en Europa. Tras ganar la Copa alemana en 1989, los borusser comienzan un periplo mágico en su historia. Con la llegada al banquillo de Ottmar Hitzfeld, el equipo empieza a pelear la Bundesliga cada año, hasta ganarla en la temporada 94/95 y revalidarla en la 95/96, el año del doblete rojiblanco.

El Dortmund ganó la Champions League 96/97 a la Juventus. El gol de Lars Ricken es historia de la competición. (FUENTE | BVB)

Fue al año siguiente, con el Atleti de nuevo cruzándose en su camino, cuando el Borussia se consagró en el Olimpo de Europa al ganar la Champions ante la Juventus. El definitivo 3-1 de Lars Ricken es una de las imágenes icónicas de la historia de la competición, y supuso, ni más ni menos, que la primera y única ‘Orejona’ en la historia de los aurinegros (y ganada en el Olímpico de Múnich, la casa del Bayern).

Allí, el Dortmund tocó techo. Hasta 2002 siguió compitiendo a gran nivel, llegando a ser de nuevo campeón de liga y subcampeón de la Copa de la UEFA ante el Feyenoord, pero entró en declive. En 2005, el club estuvo a punto de ser declarado en bancarrota, y los años posteriores sobrevivió como pudo en la Bundesliga, pues perder la categoría era casi sinónimo de desaparecer.

Jürgen Klopp fue el máximo artífice del nuevo Borussia campeón. (FUENTE | BVB)

Sin embargo, en esta mística de subir y bajar del club, aparece de la nada el profeta borusser del siglo XXI: Jürgen Klopp. Tomó las riendas en 2008, y a partir de entonces reverdeció los laureles de campeón del club. Dos ligas, una Copa, dos Supercopas alemanas y una nueva final de Champions. Esta vez tocó cruz, en el Gran Derbi alemán ante el Bayern, y con una puñalada en forma de gol en el último segundo. Una historia que resulta familiar entre la hinchada atlética.

Ahora, el Dortmund goza de nuevo de buena salud. Referente en Alemania, actual líder de la Bundesliga, y una vez más entre los grandes de la Champions League, para volver a recibir al Atlético de Madrid en el Westfalenstadion. Así, la Liga de Campeones sabe a fútbol puro europeo.


DATOS

  • El Borussia Dortmund juega sus partidos de local en el Westfalen Stadion, comercialmente conocido como Signal-Iduna Park. Tiene capacidad para 81.300 espectadores, lo que lo convierte en el más grande de Alemania, por encima del Olímpico de Berlín o el Allianz Arena de Múnich. Además, tiene la media de asistencia más alta del mundo, registrando llenos casi en la totalidad de los partidos. Sin embargo, por normativa europea, la asistencia máxima queda reducida a 66.000 asientos.
  • Será la tercera vez que atléticos y borusser se enfrenten en competición oficial, el quinto y sexto partido respectivamente. La primera vez, una eliminatoria de Recopa de Europa que se llevaron los germanos, que serían campeones. La segunda, igual que en esta ocasión, fue en fase de grupos de Liga de Campeones en la 96/97. En Westfalia, el Atleti ganó 1-2 con el mítico gol de Pantic. En el Calderón, los aurinegros vencieron por 0-1. Esa Champions también la ganaron los alemanes.
  • Y es que el palmarés del Dortmund es uno de los más laureados de su país. 8 Bundesligas, 4 Copas, 5 Supercopas, una Champions, una Recopa de Europa y una Intercontinental engalanan sus vitrinas.
  • El Borussia también tiene hueco en su historia para capítulos negros. Tiene el dudoso honor de ser el equipo que encajó la mayor goleada de la historia del fútbol alemán. Un Borussia Mönchengladbach 12-0 Borussia Dortmund.

Jugador clave: Marco Reus

Joven promesa: Christian Pulisic

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.