Compartir

Se termina el año 2018 y podría decirse sin duda alguna, que ha sido el año de la irrupción de Ludmila. La brasileña ha sabido dar un paso al frente con la baja de Sonia y forma una pareja atacante de ensueño junto a Jennifer Hermoso.


Una de las favoritas para la hinchada:

Pura potencia y velocidad, la delantera no ha tardado en ganarse el cariño de la afición desde su llegada al club en el verano de 2017. Sus carreras al espacio hacen las delicias de todos los que se acercan hasta el Cerro del Espino cada fin de semana.

Foto: Atlético de Madrid

Su carácter dentro y fuera del campo han convertido a Ludmila en ídolo de masas. Siempre con una sonrisa, es difícil encontrar algo malo de la número ‘8’ del Atleti. Y si a eso le sumas sus goles, te queda una combinación perfecta.


Aumentando su producción ofensiva:

El año de Ludmila ha ido en crecimiento constante. Ni la marcha de Sonia en verano ni la llegada de Jenni han sido capaces de reducir su capacidad goleadora. La velocidad ya estaba ahí en su llegada al Atleti, pero a la hora de ver puerta surgían las dudas. Sin embargo, Ludmila ha ido afinando su puntería partido tras partido y se ha convertido en una pieza clave para el ataque rojiblanco. Su póker al Málaga CF en Copa de la Reina es buena prueba de ello.

Foto: Atlético de Madrid

El partido de la UWCL disputado en Manchester es el ejemplo perfecto para entender la progresión de la brasileña este año. Dos carreras al espacio muy parecidas sirvieron para que las de Sánchez Vera lograran el pasa de ronda. La primera acompañada de un centro medido a Silvia Meseguer para el 0-1, y la segunda con una definición perfecta por el palo de la portera para el 0-2. Cuando más le necesitaba su equipo, Ludmila cumplió.

La llegada de Jennifer Hermoso en el mercado estival ha potenciado las virtudes de Ludmila. Juntas forman una pareja de ataque espectacular, y en su química en el césped residen buena parte de las esperanzas del Atlético de Madrid para repetir el título liguero de la pasada campaña.


Samba rojiblanca:

Muy activa en las redes sociales, la brasileña no duda en compartir sus logros con todos sus seguidores. El cariño entre Ludmila y el Atleti es mutuo, y ella no duda en demostrarlo siempre que tiene la oportunidad. Incluso llegó a felicitar a Antoine Griezmann por su Copa del Mundo, acompañando el mensaje de una foto juntos en Neptuno.

Además, su buen hacer con la rojiblanca le ha llevado a ser una fija en las convocatorias con la selección brasileña. Está claro que el 2018 ha sido el año de Ludmila, pero seguro que quiere más. La brasileña afronta ahora el 2019 con ganas de seguir mejorando. Acompañada, eso sí, de su eterna sonrisa.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.