Compartir
(Foto: Juan Ugena | La Gradona)

El mediocampista supera en goles y minutos su última temporada y es un fijo en la alineación del Atleti B

Cristian Rodríguez alcanzó, en el duelo ante el Fuenlabrada del pasado domingo, los dos mil minutos sobre el césped en esta temporada. En concreto llegó hasta los 2.027 minutos, 518 de diferencia positiva respecto a la temporada pasada, incluso con un partido menos que los que contaba en toda la campaña anterior.

El mediocampista refleja en sus números el crecimiento en galones, responsabilidades y rendimiento en la presente temporada. Tanto es así que Simeone se fijó en él para incluirlo en la convocatoria del primer equipo ante el Betis. Volvía así a su tierra junto a Montero y Joaquín Muñoz, quienes también fueron llamados por el técnico argentino. Ya sea junto a Toni Moya, en mayor medida, Mikel Carro o Segu, Cristian sirve de timón para un equipo que está poniendo el listón cada vez más alto en cuanto a nivel y resultados. Como referencia, el Atleti B solo puede compararse con el último filial triunfante de Pepe Murcia, quien llevó al equipo a las puertas de la Segunda División. En sus filas encontrábamos a quien a buen seguro fue referente de nuestro protagonista: Gabriel Fernández, ‘Gabi’.

“Nos da solvencia y juego. Es pieza fundamental en las alineaciones” decía Óscar Fernández al término del encuentro ante el Fuenlabrada. Es tan fundamental que ha sido titular en los 23 partidos que ha jugado, habiendo visto solamente uno desde el banquillo. Sufrió la expulsión en la primera victoria del equipo esta temporada y a su vuelta enlazó once jornadas consecutivas jugando cada minuto de cada partido, quedándose a una titularidad de igualar sus registros de la pasada campaña. El más especial de los partidos pertenecientes a la racha mencionada fue la victoria ante el Salmantino. Los rojiblancos no le encontraban la vuelta a los partidos y apenas habían celebrado dos victorias, varios empates inesperados y una dura derrota en Boadilla. Hasta ese día, cuando Cristian embocó un excelso lanzamiento de falta en el último minuto para despojarse de su camiseta y ser abrazado por todos sus compañeros, fundidos en un grito que dejó consigo las frustraciones pasadas, dando un envión para las jornadas posteriores: invictos en 15 de las siguientes 16 jornadas.

Aquel gol no fue el último, sino que se encargó además de convertir desde los once metros ante el Real Madrid Castilla e Internacional. Este último significó el tercero en su cuenta particular, uno más que la temporada pasada. Incluso dos de sus goles han significado los 6 puntos para el equipo y sin ellos, ahora el equipo no sería líder del Grupo I. Por otra parte, el de Valdebebas fue el primer penalti transformado por el filial tras los fallos de Pinchi en Burgos y Toni Moya en Bouzas. Después fue Darío el encargado de los lanzamientos de penalti contra Unionistas y Navalcarnero.

Está claro que nadie es imprescindible en el equipo de Óscar Fernández esta temporada ,puesto que cualquiera que entre en el once es capaz de dar el nivel y rendir sobre el verde. No obstante, contar con Cristian esta temporada es una bendición para el míster y un alivio para sus compañeros, que pueden sentirse seguros y bien suministrados gracias a los cortes y la distribución del mediocampista jerezano.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.