Compartir
(Foto: Atlético de Madrid)

Anduva espera al Atleti B este domingo con la tranquilidad de saberse un feudo casi inexpugnable aunque con el nerviosismo de la solidez defensiva rojiblanca.

Esta temporada la portería rojiblanca ha tenido hasta tres inquilinos. El más habitual, Miguel San Román, capitán del filial rojiblanco apenas ha encajado cuatro goles en los últimos seis partidos y encadena tres porterías a cero. En la línea defensiva ha tenido dos cuartetos diferentes y una zaga inédita, pero nunca ha repetido en jornadas consecutivas.

La portería del filial ha estado perfectamente defendida por el capitán. En las últimas seis jornadas, San Román ha recibido una media de casi 13 remates por partido, siendo 19 el mínimo para encajar un gol. Su mejor registro en este intervalo son los 30 remates consecutivos que acumula sin recoger el balón de la red: 14 recibidos contra el Pontevedra, 8 contra Las Palmas y los mismos contra el Mirandés. El peor tiene coincidencia con el revés de la visita a Coruxo, donde encajó un gol casi cada 6 remates. Curiosamente, cuando más disparos recibió (20) fue en la jornada siguiente en la que solo lo superaron una vez cuando el equipo ya había convertido cinco goles al Rápido de Bouzas.

En cuanto a la defensa, dos de los cuatro hombres de Óscar Fernández han estado en cada una de las últimas seis jornadas: Solano y Tachi. El siguiente es Samu Araújo, que únicamente se perdió la última jornada de temporada regular por acumulación de amarillas (5). Víctor Ruiz y Montero han sido pareja de Tachi la misma cantidad de jornadas: tres cada uno. Siguiendo la dinámica de la temporada, para Óscar el titular es Montero, aunque Víctor Ruiz siempre ha respondido cuando ha jugado en ausencia de cualquiera de los dos centrales. No obstante, cabe destacar la labor del entrenador haciendo sentir a cada jugador igual de importante, desde el primero al último, siendo esto clave en el optimo rendimiento de la plantilla.

Casi en el mismo periodo de tiempo, el Mirandés solamente ha conseguido una portería a cero: la ida en el Cerro. Anteriormente ha encajado un gol cada 5 remates recibidos. Dos de los peores registros los encontramos en la jornada 35 (3 goles recibidos en 8 remates) y 37 (2 goles en 3 remates), siendo esta última la única vez que ha perdido en casa. Ofensivamente, los de Anduva han necesitado 17 remates por cada gol en las últimas cinco jornadas. La clave estará en secar las oportunidades locales, pues dos de las tres veces que se han quedado sin marcar en las últimas cinco jornadas no han llegado a la docena de remates. La única nota disonante se dio en la jornada 35, ya que remataron hasta en 13 ocasiones sin conseguir ni un gol.

Sabiendo esto parece evidente la tarea a realizar y aunque sobre la mesa parezca fácil y el Atlético de Madrid B sea el mejor visitante de su grupo y el cuarto en la clasificación global de los grupos de Segunda B, doblegar al Mirandés en Anduva será un logro digno de elogio.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.