Activista medioambiental en celo en España: “España será menos popular”

Activista medioambiental en celo en España: “España será menos popular”

El calor imposibilita las actividades al aire libre durante muchos días de verano, afirma Javier Andaluz de Ecologistas en Acción. La población se desplazará por todo el país.

42 grados centígrados: en julio los turistas buscan sombra en Málaga Foto: Jesús Mérida/Zuma Wire/imago

taz: Señor Andaluz, España bate un récord de calor tras otro, año tras año. Este año, las Islas Canarias, conocidas por su clima templado, registraron 44,8 grados y una temperatura de 41 grados a la 1 de la madrugada. El norte de España experimentó olas de calor con temperaturas de poco menos de 40 grados. ¿Sigue siendo así ahora?

Javier Andaluz: Los estudios científicos muestran que cada vez sentimos más las consecuencias de la emergencia climática. Probablemente recuperaremos un disco tras otro en los próximos años, como CO2-Las emisiones no están disminuyendo. Y pasan unos 20 años desde el momento en que se publican hasta los efectos que muestran. Esto significa que incluso si hoy no tenemos CO2 emitirían más, las temperaturas no bajarían inicialmente. Pero no son sólo las temperaturas las que deberían preocuparnos, sino también las variaciones climáticas que experimentamos en verano.

38 años, es experto en clima de la organización Ecologistas en Acción. Es miembro del Consejo Español del Clima, un órgano asesor del gobierno.

¿Qué quieres decir con eso?

Este año sufrimos olas de calor en mayo y junio, que normalmente sólo ocurren a mediados del verano. Aumentan las llamadas noches tropicales, es decir, noches en las que las temperaturas no bajan de los 25 grados. En la década de 1980, eso era sólo un puñado de días de verano en el interior. Ahora ya son noches tropicales desde hace varias semanas. Además, se producen fuertes lluvias, la llamada Gota Fría. Estos fenómenos son normales en España, pero sólo a finales de verano y se limitan a una estrecha franja a lo largo del Mediterráneo, en el este. Hoy en día vemos cada vez más lluvias de este tipo acompañadas de granizo e inundaciones, incluso en mayo. La zona afectada se extiende hacia el interior. Esto está directamente relacionado con el aumento de la temperatura del agua en el Mediterráneo.

READ  "Nunca los olvidaremos": AMLO lideró el lanzamiento de la oferta dedicada a las víctimas del COVID-19, que suman más de 91.000

a

En estas condiciones, ¿cuánto tiempo más seguirán viniendo turistas a España?

Las costas mediterráneas del sur y sureste de España sufrirán cada vez más el calor. En algunas regiones de España ya es imposible hacer nada fuera de casa entre las 12:00 y las 18:00 horas. No puedo predecir cuándo afectará esto al turismo, pero tendrá un impacto. La popularidad de España como destino de vacaciones disminuirá debido al temor al calor y las tormentas. A medida que enfrentamos el cambio climático global, otros países y regiones que no eran tan atractivos se volverán más populares. Por ejemplo, las playas de la costa atlántica francesa o las del sur de Gran Bretaña. De repente nos encontraremos allí con condiciones similares a las que había en el sur de España hace 20 años.

¿Están cambiando las zonas climáticas? En mayo y junio tuvimos cúmulos en la meseta española casi día tras día, lo que provocaba fuertes tormentas todas las tardes. ¿Se está deslizando España hacia una zona climática diferente, más subtropical?

Probablemente así sea. Pero para confirmarlo, necesitamos seguir la evolución a lo largo de al menos dos décadas.

A los médicos les preocupan menos las altas temperaturas diurnas que las calurosas noches. A temperaturas superiores a 30 grados, el cuerpo humano ya no se recupera durante el sueño. ¿El calor que reina en gran parte de España se volverá pronto incompatible con la vida humana?

Depende de nuestra capacidad de adaptación. Por supuesto que podemos vivir en casas con aire acondicionado. La pregunta es qué sucede con los ecosistemas como tales.

READ  Baloncesto: Justus Hollatz en España "por el buen camino"

La temperatura del suelo aumenta. El sistema de seguimiento europeo Copernicus ha medido temperaturas entre 50 y más de 60 grados en gran parte de España. ¿Sigue siendo esto compatible con la agricultura, un sector económico importante?

Lo que muestra Copérnico –no sólo respecto de los suelos sino también de las temperaturas de los océanos– es preocupante. Estamos en el límite de lo que la mayoría de nuestros ecosistemas pueden tolerar. El gran problema de España es la desertificación y la desertificación. Si la temperatura media aumenta 2 grados, más del 60 por ciento del país se verá afectado. Las altas temperaturas del suelo hacen que el suelo se seque. Ha llovido varias veces en los últimos meses, pero el suelo no almacena agua, se evapora.

¿Conducirá esto a un desplazamiento demográfico en España, quizás del sur al norte?

Por supuesto, hay muchos lugares donde todo el mundo se gana la vida con la agricultura o el turismo. Si ambos sectores colapsan, la gente no tendrá perspectivas y tendrá que marcharse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *