Ahmednasir y Sonko, víctimas del veredicto del Tribunal Supremo sobre el papel del Tribunal Europeo de Justicia

Ahmednasir y Sonko, víctimas del veredicto del Tribunal Supremo sobre el papel del Tribunal Europeo de Justicia

El abogado principal Ahmednasir Abdullahi y el exgobernador de Nairobi Mike Sonko. [File, Standard]

El abogado Ahmednasir Abdullahi y el ex gobernador de Nairobi Mike Sonko podrían estar entre las víctimas de la opinión de ayer de la Corte Suprema sobre si los kenianos pueden impugnar las sentencias de la Corte Suprema en la Corte de Justicia de África Oriental (EACJ).

La opinión del tribunal superior también es un golpe para la líder de Narc Kenya, Martha Karua, quien estuvo en el centro de la opinión solicitada por el Fiscal General Justin Muturi.

En reacción al veredicto unánime, el abogado de Karua, Dudley Ochiel, dijo El estandar El sábado acudirán nuevamente al EACJ para buscar una interpretación sobre si el Tribunal Supremo hizo bien al excluir a los kenianos del tribunal regional.

“Consideraremos pedirle a la EACJ que determine si la Corte Suprema de Kenia tiene razón en esta cuestión. Como órgano nacional de un Estado Parte, cada decisión de la Corte Suprema de Kenia debe ser consistente con el Tratado de la CAO. Esa es la ironía de esta situación”, dijo Ochiel.

La importancia del dictamen es que el gobierno puede decidir ignorar la compensación otorgada por el EACJ.

Karua, ex ministra de Justicia, podría ser la primera víctima, ya que el gobierno le debe 2,7 millones de chelines otorgados por la EACJ.

Cuando Karua perdió ante Anne Waiguru en la contienda para gobernador de Kirinyaga de 2017, impugnó el resultado en los tribunales de Kenia y perdió.

Luego demandó a Kenia ante el EACJ y recibió 2,7 millones de chelines.

Los jueces de la EACJ Monica Mugenyi, Charles Nyawello y Charles Nyachae (que desde entonces se fueron) dictaminaron que la Corte Suprema de Kenia no había brindado al ex parlamentario de Gichugu un juicio justo.

Agraviado, el AG apeló ante la EACJ que confirmó la sentencia de la primera sala pendiente y que debía devengar un interés del seis por ciento anual.

Una vez más, cuando Azimio la Umoja perdió la apelación del Tribunal Supremo contra la victoria de William Ruto en las elecciones presidenciales de 2022, Karua y el presidente de Musulmanes por los Derechos Humanos (Muhuri) presentaron otra demanda ante el tribunal de Arusha.

Quizás la victoria inicial de Karua en el tribunal regional impulsó a Sonko a impugnar su acusación y los fallos judiciales de Kenia. En el caso EACJ, el abogado de Sonko, Arnold Oginga, dice que su cliente fue «perseguido injustamente», añadiendo que el veredicto fue el resultado de un proceso legal defectuoso.

READ  Esta semana en la historia: del 25 al 31 de agosto

“La decisión del Tribunal Supremo de Kenia y de los tribunales de Kenia fue injusta”, argumentó Oginga.

«La decisión del poder judicial keniano está teñida de ilegalidad, ya que la decisión del Tribunal Superior confirmada por el Tribunal Supremo es errónea y está influenciada por medios corruptos», añadió.

LSK también tiene un caso contra Kenia en el tribunal regional.

En su demanda contra el Fiscal General, LSK acusa al Tribunal Supremo de violar la ley de Kenia y el Tratado de la Comunidad de África Oriental (CAO) al desestimar su apelación ante el Tribunal Supremo de Kenia.

Según el lobby, la Corte Suprema no ha definido adecuadamente quién es una «persona» en un caso, limitándolo únicamente a las partes involucradas en una disputa.

El caso del Sistema de gestión de dispositivos (DMS) involucró inicialmente al senador de Busia Okiya Omtatah contra el AG y la Autoridad de Comunicaciones (CA).

Safaricom, Telkom y Airtel eran partes interesadas.

LSK se produjo después de que el Tribunal de Apelaciones anulara la decisión del Tribunal Superior que prohibía a CA instalar DSM.

No partes

Omtatah no apeló este caso. Sin embargo, LSK apeló ante el Tribunal Supremo, argumentando que el Tribunal de Apelaciones no consideró las pruebas presentadas para demostrar que el dispositivo permitiría a terceros acceder a información crucial sobre las personas que llamaban.

Sin embargo, los jueces del Tribunal Supremo Philomena Mwilu, Mohamed Ibrahim, Smokin Wanjala, Njoki Ndung'u e Isaac Lenaola desestimaron el caso.

En la EAC, LSK afirma que el tribunal más alto de Kenia le ha impedido injustamente acceder a la justicia. Al mismo tiempo, afirma que el Tribunal Supremo también rechazó el caso de Omtatah.

«La decisión del Tribunal Supremo de Kenia deja los agravios sin remedio al excluir cualquier posibilidad de apelación por parte de las partes no agraviadas a pesar de los artículos 22 y 258 de la Constitución y de la regla 36 de las 20 Reglas del Tribunal Supremo de Kenia, 2020», documentos judiciales ante el tribunal regional leídos en parte.

a

Añaden: “Además, injustamente, el Tribunal Supremo ha dejado sin reparar un error al desestimar la contraapelación de Okoiti, una de las partes principales. »

En el Tribunal de Apelación de Kenia, los magistrados Martha Koome (ahora Presidente del Tribunal Supremo), William Ouko (ahora Juez de la Corte Suprema) y Daniel Musinga anularon una sentencia del Tribunal Superior que prohibía la instalación del DSM.

READ  El guardaespaldas de Bin Laden regresa a Afganistán

Los tres jueces criticaron al juez John Mativo (ahora juez de un tribunal de apelaciones) por no comprender que no había pruebas creíbles de que el sistema tenía como objetivo espiar la información privada de los consumidores.

El Tribunal Superior había rechazado los planes del regulador de instalar el sistema y obligar a las empresas de servicios móviles a conectar sus sistemas al mismo.

Se temía que CA estuviera escuchando conversaciones en teléfonos móviles, pero insistió en que DSM ayudaría a detectar dispositivos móviles falsos.

Mientras tanto, Ahmednasir es el último keniano en seguir el camino del EACJ después de que el tribunal superior dictaminó prohibirle a él y a su bufete de abogados comparecer ante él.

Ahmednasir pedía 200 millones de chelines, argumentando que no se le había concedido una audiencia antes de que se le prohibiera, junto con su bufete de abogados, comparecer ante el tribunal superior de Kenia.

«El demandado manipuló la ley de desacato para lograr un resultado que promoviera la impunidad y limitara la libertad de expresión del solicitante», argumentó Ahmednasir.

El viernes, un tribunal de seis jueces integrado por el presidente del Tribunal Supremo, su adjunta Philomena Mwilu y los magistrados Mohamed Ibrahim, Smokin Wanjala, Njoki Ndung'u e Isaac Lenaola rechazaron el argumento de Karua de que no podía emitir una notificación porque había casos pendientes ante el EACJ. .

Decidieron que el EACJ no formaba parte de la jerarquía de los tribunales de Kenia.

La idea de crear un tribunal regional surgió en 1902, cuando se creó el Tribunal de Apelación de África Oriental.

El tribunal, que inicialmente tenía su sede en el edificio de la Corte Suprema en Nairobi, actuaría como tribunal de apelación para los Tribunales Superiores de la Kenia británica, el Protectorado de Uganda y Nyasalandia (ahora Malawi).

Más tarde pasó a llamarse Tribunal de Apelaciones de África Oriental, Tribunal de Apelaciones de África Oriental o Tribunal de Apelaciones de África Oriental y tenía jurisdicción sobre Tanganica, Somalilandia británica, la Federación de Arabia del Sur, Mauricio británica y las Seychelles británicas.

Tratado regional

Sólo se podría acudir al tribunal si el Comité Judicial del Privy Council (JCPC) lo autorizara.

Sin embargo, el sistema fue desechado en 1977 cuando las colonias británicas continuaron su camino hacia la independencia, pero Kenia, Uganda y Tanzania mantuvieron el tribunal para tratar el tratado EACJ.

Los jueces de la Corte Suprema opinaron que si los tres socios quisieran retener a la Corte en el mecanismo de apelación, entonces habrían previsto lo mismo en sus respectivas constituciones y en el tratado mismo.

READ  Para Rusia, congelar sus arsenales nucleares como parte del New Start sería "inaceptable"

«Es jurídicamente inconcebible que un tribunal regional, creado por un tratado regional, cuyos objetivos están claramente decretados como en el Tratado de la CAO, pueda arrogarse competencia de apelación», dictaminó el tribunal presidido por el juez Koome.

“La supranacionalidad judicial en una comunidad regional o internacional es un precepto que debe estar categóricamente previsto en un tratado en el que los Estados hayan expresado su consentimiento”, sentenció la Corte.

Esta opinión representó un obstáculo para los kenianos que se unieron a la EACJ después de perder en el sistema judicial de Kenia.

La Corte Suprema sostuvo que la constitución de Kenia era suprema y la colocó en la cúspide como árbitro final de las disputas que giran en torno a Kenia y sus ciudadanos.

También observaron que el tratado de la CAO prohíbe expresamente al tribunal interpretar las leyes internas de los estados socios. Sostuvieron que, por tanto, los casos presentados ante este tribunal quedaban fuera de su competencia.

Compararon al EACJ con el Tribunal Europeo de Justicia, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y la CEDEAO y señalaron que estos tribunales no conocen de casos que emanan de los sistemas judiciales de los Estados socios.

“Para nosotros es obvio que lo que los tribunales internacionales o regionales están facultados para hacer es llevar a cabo revisiones procesales de las decisiones de los tribunales nacionales y llamar la atención sobre las violaciones únicamente, pero de conformidad con el mandato otorgado por su tratado o convención original y no leyes nacionales”, dijo la Corte Suprema.

En ese caso, el Fiscal General había pedido al tribunal más alto que determinara cuál sería la consecuencia legal para el gobierno de Kenia y la soberanía del pueblo keniano, si las órdenes del EACJ se basaran en diferentes interpretaciones de la ley keniana.

“El tribunal también debe determinar el efecto jurídico de una conclusión del TJEA de que un tribunal nacional, incluido el Tribunal Supremo, no respetó los principios jurídicos, incluidos la justicia natural y el estado de derecho, en un caso visto y decidido por el tribunal nacional. . tribunal”, dijo el fiscal general en su moción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *