‘Charlie Hebdo’ y la ira terrorista

Ha comenzado en París el juicio a catorce personas por los atentados contra la redacción del semanario Charlie hebdo y un mercado judío, en enero de 2015, con un saldo de 31 muertos entre ellos tres asaltantes, y la publicación de las víctimas no pensó nada mejor que repetir las caricaturas sobre Mahoma que desató la ira del Islam terrorista.

Esta saga criminal vio otro episodio, también reivindicado por el Estado Islámico, a finales de este año, cuando cuatro hombres armados con pistolas y explosivos adheridos al cuerpo irrumpieron en la sala de conciertos Bataclan en el boulevard Voltaire, matando a 130 personas en el sitio. y en otros espacios parisinos.

Los doce monos del Charlie hebdo sobre Mahoma, publicado originalmente en el periódico danés Jyllands-Posten En 2005, muestran al profeta caricaturizado como terrorista con bombas en turbante o armado con dagas, acompañado de mujeres cubiertas con velos, una representación que, hay que señalar, carece de originalidad y se sumerge mucho en el estereotipo de parte de esta comunidad, sin que ello justifique nunca una atrocidad como la perpetrada por el mencionado grupo terrorista, cuyos ecos se han extendido con atentados con atropellos masivos o puñaladas en otras ciudades europeas como Barcelona y Berlín.

Los Moneros de varios países han realizado estos días un ejercicio de solidaridad con sus colegas franceses y han publicado caricaturas alusivas al tema con el inicio del juicio en París, bajo la indeclinable bandera de la libertad de expresión, que tuvo como elemento principal la provocativa idea de los chicos. de Charlie para repetir los diseños que desencadenaron eventos tan terribles.

READ  México y Estados Unidos alcanzan acuerdo comercial regulado sobre acero

El expreso recogió en Francia la opinión de Mohammed Moussaoui, jefe del Consejo Francés de Culto Musulmán, que pidió “ignorar” a los monos, defendió la libertad de caricaturizar a cualquiera y sobre todo llamó la atención sobre el hecho de que el terrorismo que golpeó el semanario en nombre de su religión es el principal enemigo del Islam. Otro líder, Tareq Obruou, también sugirió “indiferencia” para volver a publicar, reclamó la caricatura como un ingrediente de la cultura francesa y dijo que en una democracia no se responde con balas y puños. .

Juicio, provocación y moderación.

@acvilleda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *