Cómo desapareció el agua de la Ciudad de México

Cómo desapareció el agua de la Ciudad de México

En Berlín y Brandenburgo hay una discusión sobre cómo lidiar con ríos y lagos. Nuestro autor proviene de una megaciudad que fue construida sobre un lago seco.

Ciudad de Méxicoimago/IP3press

Solo cuando llegues a la Ciudad de México en avión podrás hacerte una idea de las increíbles dimensiones de la ciudad. Con cariño y respeto lo llamamos «el monstruo» porque es una masa amorfa de hormigón que te devora. Es una belleza desgarradora. Pero esto no siempre ha sido el caso. De hecho, debajo de todo ese gris se encuentra un enorme lago. Sí, la Ciudad de México fue construida sobre un lago.

Eso es en lo que tengo que pensar cuando escucho sobre la gestión del agua este verano en Berlín y Brandeburgo, sobre los ríos que se enderezarán, las llanuras aluviales que se construirán, el daño ambiental que esto está causando. Mi ciudad es un ejemplo extremo de lo que se puede destruir.

a

Cuando los aztecas llegaron a esta región, no tenían dudas de que era la Tierra Prometida. Era un enorme valle con muchos cuerpos de agua y frondosos bosques en las montañas circundantes. Aquí fundaron su civilización que luego dominaría gran parte de Mesoamérica. A medida que su población comenzó a crecer exponencialmente, surgió la necesidad de recuperar la tierra del lago. Los encargados de esta tarea fueron los Xochimilcas, tribu que habitó el valle antes de la llegada de los aztecas. Empezaron a intervenir la naturaleza, pero lo hicieron de una forma que hoy se consideraría sostenible.

READ  España: Benidorm en lugar de Mallorca, ¿son las vacaciones del futuro?

Los Xochimilcas fueron los encargados de construir pequeñas islas en el lago. Para fijarlos en los rincones, plantaron árboles, llamados Ahuejotes, que crecían con sus raíces hasta el fondo del agua. Allí comenzaron a cultivar maíz, frijol y chile, la tríada que constituía la dieta de la población prehispánica. Como estaban conectados directamente con el lago, ya no dependían de las lluvias. De esta forma, podían cosechar hasta tres o cuatro veces al año.