El apoyo al 51% de los préstamos diferidos vencería este mes

Monterrey, Nuevo León (Marlen Hernández). Aproximadamente el 51 por ciento de creditos adheridos al programa de aplazamiento de pagos de los bancos comerciales pueden expirar en agosto.

En abril, primer mes de funcionamiento del programa, se inscribieron 4,7 millones de personas y empresas, según Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos Mexicanos, en la época.

Y hasta finales de julio, 9,2 millones de prestatarios optaron por aprovechar el aplazamiento de pagos de cuatro meses, con la opción de dos meses más.
El 37% del total de aplazamientos se concentra en tarjetas de crédito y el 36% en préstamos a pequeñas y medianas empresas, así como a personas físicas que realicen una actividad comercial.



Sin embargo, debido a la posibilidad de extender el plazo por otros dos meses, el mayor número de préstamos vencería efectivamente en septiembre.

De hecho, De Rivera señaló la semana pasada que esperan que la mayoría de los plazos sean entre septiembre y diciembre.

Los bancos en reestructuración se preparan

Previo al inicio este mes de los plazos del programa de diferimientos aplicado por el sector bancario, la Asociación de Bancos de México se encuentra preparando un programa de reestructuración crediticia.

“Debido a que este período pandémico ha durado más de lo que pensamos, ya estamos trabajando con las autoridades en un nuevo plan que esperamos lanzar en septiembre”, reveló Carlos Rojo, presidente ejecutivo de ABM.

READ  Precio del dólar hoy, lunes al cierre, ¿cuál es el tipo de cambio?

Al 31 de julio, 9.2 millones de préstamos, que representan más de un billón 6 mil millones de pesos y el 22 por ciento del crédito al sector privado, estaban en el programa de diferimientos.

Lo que buscamos es obtener facilidades regulatorias temporales que nos permitan reestructurar los pasivos de nuestros prestatarios, otorgándoles las facilidades que cada segmento o cada industria o persona pueda necesitar de una manera particular ”, añadió.

Entonces, explicó, la reestructuración para cada caso sería diferente en términos del nuevo plazo o monto a pagar.

En este sentido, explicó que otra de las características que se negociaría con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores es que la reestructuración no afecta negativamente el historial crediticio de los solicitantes.

Luis Niño de Rivero, presidente de la ABM, informó en rueda de prensa que otros aspectos que se tomarán en consideración son las condiciones, montos y reservas que se requerirán de las instituciones bancarias, entre otros.

En cuanto a los plazos del programa de aplazamientos, destacó que la mayoría se concentrará en los meses de septiembre a diciembre.

Lo anterior, explicó, porque en abril, mes en que inició el aplazamiento a cuatro meses, fue una pequeña proporción en cuanto al total de matrículas y además ofrece la posibilidad de una prórroga adicional hasta dos mes.

Eduardo Osuna Osuna, vicepresidente de ABM y gerente general de BBVA, dijo que ya hay clientes que han comenzado a realizar pagos atrasados.

“Sí, hay clientes que han logrado salir del bache que tenían y hay otros que ya están en conversaciones con ellos porque tienen un problema de ingresos y estamos discutiendo , específicamente, algunos productos de solución definitiva y démosles una fecha límite y ajustemos algunos de los pagos mensuales “.

Por su parte, Julio Carranza, también vicepresidente de ABM y gerente general de BanCoppel, señaló que alrededor de la mitad de los clientes del banco que se han adherido al programa de aplazamientos ya han realizado algún pago relacionado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *