El fútbol ayuda a los jóvenes inmigrantes a encontrar su lugar en las Islas Canarias de España

El fútbol ayuda a los jóvenes inmigrantes a encontrar su lugar en las Islas Canarias de España

Younousse Diop, de 30 años, de Senegal, forma parte de un programa que utiliza el fútbol para ayudar a los inmigrantes no acompañados que llegan a las Islas Canarias españolas (DESIREE MARTIN)

Cuando Younousse Diop tenía sólo 13 años, se despidió de su familia en Senegal y abordó un barco lleno de gente con destino a las Islas Canarias de España, parte de la afluencia de inmigrantes al archipiélago Atlántico.

«Éramos 110. Fue un infierno. Las noches son duras, los días son duros», dijo a la AFP este treintañero en la isla de Tenerife, a donde llegó en 2006.

«Te subes al barco y lo primero que piensas es en la muerte, en el miedo a morir. Dejas a tu familia y piensas: ‘¿me voy a morir o me voy a morir?'».

Hoy, Diop es entrenador de un programa que utiliza el fútbol para ayudar a los menores inmigrantes que, como él, llegaron al archipiélago sin sus padres, a superar el calvario de su peligrosa travesía marítima e integrarse en la sociedad española.

Dirigido por el CD Tenerife, un club de fútbol que juega en la segunda división de España, y la Universidad de La Laguna, el programa ofrece sesiones de entrenamiento semanales a decenas de menores no acompañados de países como Senegal, Marruecos y Mali desde su lanzamiento en 2021.

Diop se incorporó al equipo juvenil del CD Tenerife después de que sus habilidades fueran descubiertas durante un partido en el centro de acogida de inmigrantes donde se alojaba, y luego jugó en clubes de la tercera y cuarta división de España.

Durante los entrenamientos del programa, dijo que incentiva a los menores a seguir sus sueños, ya sea ser futbolista o mecánico.

READ  Grupos fuertes para los equipos de Nueva Zelanda en Hamilton Sevens

«Lo que necesitan sobre todo es que los escuchen, que les tomen de la mano y que los miren. Necesitan cariño, un psicólogo y reencontrarse rápidamente con su familia», añadió.

a

– ‘Evento traumatico’ –

Más de 23.000 inmigrantes han llegado a las Islas Canarias en lo que va de año, un aumento del 80 por ciento en comparación con el mismo período del año pasado, según datos del Ministerio del Interior.

Si continúa el ritmo actual de llegadas, el archipiélago de siete islas frente a la costa noroeste de África podría superar el récord establecido en 2006 -el año de la llegada de Diop-, cuando alrededor de 32.000 inmigrantes llegaron a las Islas Canarias.

La travesía, a menudo mortal, «es el acontecimiento más traumático al que se han enfrentado, muchas veces más traumático que lo que vivieron en su país de origen», afirmó Francisca Ortiz, psicóloga de CEAR (Comisión Española de Ayuda a los Refugiados). una organización no gubernamental.

Es difícil ayudarlos a sentirse mejor porque no saben lo que es un psicólogo, añadió.

Los menores inmigrantes que llegan a España sin sus padres son atendidos en centros públicos de acogida mientras se estudia su solicitud de asilo.

-‘Supervivientes’-

La gran mayoría no habla español, lo que aumenta el desafío de tratar de ayudarlos, dijo Antonio Rodríguez, profesor de psicología de la Universidad de La Laguna que participa en el proyecto.

El programa, llamado «Sansofe», que significa «bienvenido» en una lengua aborigen canaria ahora extinta, está tratando de encontrar clubes de fútbol en la isla donde los jóvenes puedan jugar, dijo.

READ  Del cricket al rugby, pasando por el hockey y el ciclismo, los deportes más destacados de este verano

“El objetivo es ayudarlos a integrarse, a progresar”, dijo Rodríguez, y agregó que “el fútbol atrae a todos”.

«Si nos ponemos en su lugar y pensamos en lo que pasaron para llegar aquí… abandonaron su hogar en un viaje trágico. Estos niños son sobrevivientes», dijo.

Recientemente, una quincena de jóvenes jugaban a la pelota en un campo bajo un sol abrasador. Un entrenador da instrucciones, utiliza un silbato para llamar la atención y exagera los gestos con las manos para que le entiendan.

Mamadou Ndoye, un joven de 17 años que llegó a Canarias hace dos desde Senegal después de 11 días en el mar, ayuda a traducir al español el wolof, una de las lenguas que se hablan en Senegal.

Fanático del Real Madrid, Ndoye sueña con convertirse en futbolista profesional.

No le gusta hablar de la travesía marítima, pero se echa a reír cuando habla de fútbol, ​​del que dice «nos hace felices desde pequeños».

mig/ds/chz/pb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *