El informe electoral de la SADC deja a Mnangagwa irremediablemente atrás con una sola opción

El informe electoral de la SADC deja a Mnangagwa irremediablemente atrás con una sola opción

Mientras multitudes de seguidores se reunían en masa en el Estadio Nacional de Deportes de Zimbabwe para la ceremonia de toma de posesión del presidente Emmerson Mnangagwa el lunes 4 de septiembre de 2023, un grupo de invitados brillaba por su ausencia.

De los 16 presidentes de la Comunidad de Desarrollo del África Meridional (SADC), sólo tres – Cyril Ramaphosa de Sudáfrica, Filipe Nyusi de Mozambique y Félix Tshisekedi de la República Democrática del Congo – se molestaron en asistir.

Lea más en Daily Maverick: Activistas de Zim critican el apoyo «prematuro» de Ramaphosa a los resultados de las elecciones y lo instan a actuar ante los «secuestros y asesinatos»

Entre los 51 países africanos restantes, no estuvo presente ningún jefe de Estado, representado por una ecléctica procesión de embajadores y ministros jóvenes.

Este desaire constituye una acusación condenatoria de la ilegitimidad de las tan ridiculizadas elecciones de Zimbabwe y Mnangagwa lo sentirá profundamente. Una cosa es que su régimen haya sido condenado y sancionado por Occidente, pero otra es ser condenado al ostracismo por sus colegas líderes africanos.

Lea más en Daily Maverick: La baja participación internacional en la toma de posesión de Mnangagwa podría ser una señal del mayor aislamiento de Zimbabwe

El presidente se vio obligado a luchar por conseguir apoyo: el ex presidente de Zambia, Edgar Lungu, hizo una rara aparición pública en la toma de posesión por invitación (de último minuto) de Mnangagwa. Pero no importó cuando el actual presidente de Zambia, Hakainde Hichilema, se negó a felicitar a Mnangagwa o a asistir a su toma de posesión, enviando al ministro de Asuntos Exteriores, Stanley Kakubo, en su lugar.

El presidente Cyril Ramaphosa llega para la toma de posesión de Emmerson Mnangagwa. (Foto: Frank Chikowore)

La inesperada censura de la SADC

el de hichilema fría bienvenida Es una señal diplomática importante. Como Presidente del Órgano de Cooperación Política, de Defensa y de Seguridad de la SADC, su criterio tiene un gran peso en la región.

La negativa de la mayoría de los jefes de Estado de la SADC a respaldar la toma de posesión de Mnangagwa (y la ausencia de los tres presidentes de la Troika de la SADC) se produce tras una condena sin precedentes de las elecciones por parte de la misión de observación del organismo.

READ  'Todo el mundo también quiere robar': un hombre advierte a los singapurenses después de que se rompiera la ventanilla de un coche en JB Ramadan Bazaar, Singapore News

El Dr. Nevers Mumba, nombrado jefe de misión por Hichilema, asestó un duro golpe a las esperanzas del Zanu-PF de presentar públicamente estas elecciones como algo más que profundamente fraudulentas.

El informe preliminar de la SADC los acusó de no cumplir con los requisitos de la Constitución de Zimbabwe, la Ley Electoral y los Principios y Directrices de la SADC que rigen las elecciones democráticas. Desde entonces, Mumba ha descrito las elecciones como “las más fraudulentas en la historia de la SADC”.

Condenar abiertamente estas elecciones fue una ruptura trascendental –y valiente– con la tradición por parte de Mumba. El bloque tiene un historial de aprobar las elecciones profundamente disputadas de Zimbabwe. Pero Mumba y su equipo han expuesto tácticas de larga data del Zanu-PF y la Comisión Electoral de Zimbabwe (ZEC) para suprimir la participación y manipular el recuento final de votos.

Estas tácticas incluyeron la negativa de la ZEC a publicar una lista electoral definitiva; cambios en los límites de los distritos que parecían una manipulación; e intimidación de votantes por parte de una organización afiliada a Zanu llamada FAZ, que colocó agentes amenazadores fuera de los colegios electorales el día de las elecciones.

Estas serias preocupaciones se han hecho eco de todas las demás misiones de observación importantes, incluidas la Unión Africana (UA), la Unión Europea (UE), la Commonwealth y el Centro Carter. También condenaron el arresto de unos cuarenta observadores de ONG locales la noche de las elecciones, en un intento flagrante del gobierno de cubrir sus huellas; El material utilizado por estos observadores para realizar una recopilación independiente de votos paralelos (PVT) fue incautado para impedir su publicación.

a
Jefes de Estado de la SADC

Líderes regionales durante la ceremonia oficial de apertura de la 42ª Cumbre Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno de la SADC celebrada en el Palais du Peuple en Kinshasa, República Democrática del Congo. (Foto: GCIS)

El mismo día de las elecciones, lo que deberían haber sido 12 horas de votación se convirtió en un proceso maratónico que duró dos días y dos noches. Decenas de colegios electorales, concentrados en gran parte en los bastiones de la oposición de Harare y Bulawayo, permanecieron cerrados hasta altas horas de la noche mientras esperaban que llegaran las papeletas.

READ  Clima - Al menos cinco muertos en Haití y cuatro en República Dominicana por el paso de la tormenta 'Laura'

Según la SADC, la gestión de la situación por parte de la ZEC ha arrojado “dudas sobre la credibilidad de este proceso electoral”. Esta flagrante estratagema de supresión de votantes tuvo un éxito increíble: la participación electoral nacional cayó a un miserable 69%, frente al 85% en las elecciones de 2018. Los centros urbanos de la Coalición Ciudadana por el Cambio (CCC), partido de oposición, fueron los más afectados, con la participación se redujo al 19% y 25% en Harare y Bulawayo, respectivamente.

A pesar de estos exhaustivos esfuerzos, la comisión electoral todavía está luchando por asegurar una victoria definitiva para Mnangagwa. Al anunciar los resultados el sábado por la noche, la ZEC afirmó que el presidente obtuvo el 52,6% de los votos, mientras que el candidato del CCC, Nelson Chamisa, sólo obtuvo el 44%. Estos resultados fueron muy controvertidos y la ZEC mantiene su negativa a publicar los resultados a nivel de mesa electoral.

Lea más en Daily Maverick: Zimbabwe fracasa en su prueba de democracia cuando Emmerson Mnangagwa presta juramento para su segundo mandato presidencial

Pero incluso si estas cifras son exactas, arrojan un resultado lamentable después de tanta coerción, intimidación y supresión de votantes. También describen a Mnangagwa, apodado «el Cocodrilo» debido a su reputación despiadada, como claramente menos popular que su partido parlamentario, una mala imagen para cualquier autócrata que busque conservar su puesto.

No hay más remedio que reformar

Los comentaristas tanto en África como en Occidente han predicho con sombría certeza que estas elecciones se desarrollarán y terminarán de manera muy similar a como lo hicieron hace cinco años. Pero 2023 no fue una repetición completa de 2018. Por primera vez, la SADC declaró inválida una elección dentro de su bloque. Este es un avance importante para Zimbabwe y el sur de África en su conjunto.

Esto no quiere decir que los próximos cinco años no serán una lucha brutal para millones de zimbabuenses, que trabajan bajo un régimen que sistemática y violentamente ignora sus derechos humanos básicos. Incluso después de las elecciones, según informes, activistas de la oposición han sido detenidos y torturados. El lunes, los abogados de derechos humanos Doug Coltart y Tapiwa Muchineripi fueron arrestados cuando intentaban ayudar a dos de estas víctimas y acusados ​​de obstruir el curso de la justicia.

READ  Los hombres virales de Oplas se convierten en hermosas mujeres, su encanto hace que un rico se case con ella

Lea más en Daily Maverick: La oposición de Zimbabwe apela a Ramaphosa mientras se detiene a abogados de derechos humanos

Sin embargo, la respuesta de los amigos y vecinos de Zimbabwe es esperanzadora. Mnangagwa ya no puede fingir que todo sigue igual mientras sus colegas presidentes lo destituyen.

Mientras tanto, organismos internacionales como la Commonwealth y el Banco Africano de Desarrollo (BAfD) se sentirán galvanizados en su condena. El BAfD ha indicado anteriormente que cualquier esperanza de renegociar las deudas de Zimbabwe depende de reformas democráticas.

Del mismo modo, los pesos pesados ​​de la Commonwealth, como el Reino Unido y Australia, sentirán menos presión para admitir a Zimbabwe, mientras que sus preocupaciones resonarán en los países africanos.

También refleja un cambio más amplio hacia la democracia en el sur de África, que ya está en marcha desde hace varios años. En 2019, el Tribunal Constitucional de Malawi anuló las elecciones fraudulentas del país tras numerosos informes creíbles de manipulación de votos.

En Zambia, el fallido intento del expresidente Edgar Lungu de retener el poder tras las elecciones de 2021 fue mitigado con la ayuda del expresidente Rupiah Banda y del jefe de la misión de observadores de la UA, Ernest Karoma, expresidente de Sierra Leona.

Los simulacros de elecciones son cada vez más raros en el sur de África y aún menos tolerados. Si Mnangagwa tiene alguna esperanza de volver a conectarse con sus estados vecinos –y mucho menos de reincorporarse a la Commonwealth o negociar la carga de la deuda de Zimbabwe–, primero tendrán que ser elecciones justas.

Al garantizar una condena total de la región, Hichilema y Mumba han avivado tanto las llamas de la reforma democrática en Zimbabwe que incluso al propio Cocodrilo le resultará difícil soportar la presión. DM

Jonathan Moakes, George Chichester y Emily Osborne trabajan para SABI Strategy Group, una empresa de comunicaciones y campañas con sede en Londres y Johannesburgo.

Divulgación: El grupo estratégico SABI (para el cual trabajan todos los autores) llevó a cabo trabajos para el Coalición Ciudadana por el Cambio durante las elecciones en Zimbabwe.

Galería

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *