Es hora de un enfoque ruso-chino consolidado para modernizar y reformar la ONU

Las banderas nacionales de China y Rusia se pueden ver en la Plaza Roja, Moscú, Rusia. Foto: Xinhua

Con respecto a las reformas de las Naciones Unidas, es fundamental que China y Rusia, como campeones y partidarios de las Naciones Unidas desde hace mucho tiempo, tomen la iniciativa en la promoción de un enfoque de abajo hacia arriba para las reformas de las Naciones Unidas. Moscú y Beijing ya han acumulado mucha experiencia trabajando juntos en la redacción de resoluciones del Consejo de Seguridad, estableciendo agendas para las asambleas generales de la ONU e interactuando con varios grupos de estados miembros de la ONU.

Cuando algunos hablan de cómo hacer que la ONU sea más eficaz y relevante en la política global, por lo general se centran en reformar el Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU). Hace apenas unos días, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, apareció en los titulares al declarar que «un puñado» de países victoriosos en la Segunda Guerra Mundial, que ahora son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, no deberían determinar el destino de la humanidad. No faltan ideas e incluso planes detallados sobre cómo ampliar la membresía del CSNU y cambiar las reglas del poder de veto dentro del organismo.

Es difícil argumentar en contra de la necesidad de introducir cambios en la forma actual de funcionamiento del CSNU. Y el Consejo demuestra dificultades para abordar conjuntamente algunos de los conflictos más devastadores y peligrosos que enfrenta el mundo, ya sea en África, Oriente Medio, Asia Meridional, América Latina y Europa y más allá.

READ  Maestra se declara culpable de tener sexo con estudiante menor de edad 25 veces

Sin embargo, el entorno internacional actual no parece ser propicio para lanzar reformas de gran alcance del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas hoy o mañana. Una ampliación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas dificultaría aún más la difícil tarea de llegar a un consenso en la construcción de la Conferencia de las Naciones Unidas en Nueva York; los nuevos miembros permanentes vendrían con sus propios programas, prioridades y, ¡ay! – con sus prejuicios y prejuicios. La idea de abolir el derecho de veto sin duda encontraría una feroz resistencia por parte de los miembros permanentes del grupo P5.

¿Significa esto que todos los planes para fortalecer las Naciones Unidas deben posponerse? Para nada.

a

Al considerar una ONU fortalecida, debe tenerse en cuenta que la ONU es mucho más grande que su Consejo de Seguridad, a pesar de toda la importancia del CSNU. En las circunstancias adversas de hoy, un enfoque de abajo hacia arriba para las reformas de la ONU puede resultar más práctico y productivo que un enfoque de arriba hacia abajo. Las Naciones Unidas son una ilustración gráfica de cómo la cultura institucional modernista del siglo XX se enfrenta a las realidades internacionales posmodernistas del siglo XXI. El ajuste necesario es enorme, incluso sin afectar al Consejo de Seguridad por el momento.

Existe una necesidad urgente de una coordinación más enfocada entre muchas agencias de la ONU, en particular, para cerrar la brecha entre la agenda de seguridad de la ONU y su agenda de desarrollo.

Es evidente que existe una necesidad de producir un nuevo conjunto de indicadores clave de rendimiento para la vasta burocracia de la ONU, que con demasiada frecuencia se centra demasiado en la presentación de informes formales. Se debe considerar cómo las Naciones Unidas podrían hacer un mayor uso de la sociedad civil mundial y el conocimiento de expertos independientes. Las Naciones Unidas deben modernizar y mejorar su capacidad de mantenimiento de la paz a la luz de la naturaleza cambiante de los conflictos modernos y pasar de un enfoque predominantemente reactivo a un enfoque proactivo de los conflictos. Las Naciones Unidas deben abordar de manera más agresiva y sistemática los problemas pendientes de la burocracia, la duplicación burocrática, los costos administrativos excesivos, etc.

READ  ¡Gran escándalo en el gimnasio! Entrenador acosó a mujer levantando pesas tocando sus caderas

Algunos de estos desafíos institucionales y muchos otros que enfrentan las Naciones Unidas han sido mencionados repetidamente por críticos de la organización. En ocasiones, estos últimos han utilizado esta crítica para cuestionar la relevancia de las Naciones Unidas en el siglo XXI.

Ha llegado el momento de un enfoque ruso-chino consolidado para modernizar la cultura y el desempeño institucional de la ONU. No hace falta decir que este trabajo no debería parecer una tarea exclusiva de los dos miembros permanentes del CSNU, sino que debería incluir a tantos otros Estados miembros como sea posible.

Una vez que este proceso se ponga en marcha y cobre impulso, será mucho más fácil abordar cuestiones más controvertidas: reformar la Secretaría, hacer que la Asamblea General rinda cuentas y abordar la cuestión más difícil y controvertida de la pertenencia al Consejo de Seguridad de la ONU y los derechos. de sus miembros permanentes. Al llegar a este punto, el historial acumulado de trabajo conjunto en cuestiones menos controvertidas debería permitir también encontrar un arreglo adecuado para el Consejo de Seguridad.

El autor es director general del Consejo Ruso de Asuntos Internacionales. [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *