Gorro de quimio asequible para mujeres argentinas ofrece esperanza al prevenir la caída del cabello

QUIMIO CON PELO – PAULA ESTRADA/FACEBOOK

BUENOS AIRES — Después de que los médicos le diagnosticaran cáncer de mama a Paula Estrada en 2009, la argentina de 41 años decidió que no solo vencería la enfermedad, sino que lo haría sin perder su larga cabellera rubia por los estragos de la quimioterapia.

En su casa de Buenos Aires, Estrada, diseñadora gráfica de profesión, se dedicó a crear un gorro refrescante improvisado con bloques de hielo para mantener el cuero cabelludo fresco y evitar la caída del cabello.

a

Funcionó y «nadie se dio cuenta de que estaba recibiendo quimioterapia», dijo Estrada, que ahora tiene 54 años.

El enfriamiento del cuero cabelludo, una forma de contraer los vasos sanguíneos y evitar que los medicamentos de quimioterapia lleguen a los folículos pilosos, ha existido de una forma u otra durante décadas. El gorro refrigerante Paxman Scalp, por ejemplo, se introdujo en Gran Bretaña en 1997 y obtuvo la aprobación de la FDA de EE. UU. en 2017.

Pero en 2009, las tapas de enfriamiento eran desconocidas en Argentina, dijo Estrada.

«Cuando terminé, dije ‘no me lo voy a quedar para mí, quiero que todos tengan esta opción'», recuerda.

El gorro «Quimo con pelo» de la Sra. Estrada se puede hacer con geles que cuestan tan solo $ 2, un salvavidas en un país que enfrenta dificultades económicas y donde los gorros de enfriamiento alternativos pueden costar $ 100 por sesión.

En las redes sociales, pacientes de Argentina y de todo el mundo comparten instrucciones sobre cómo hacer los tapabocas y donarlos cuando estén listos.

Los gorros deben usarse desde la primera sesión de quimioterapia, mantenerse a -20 grados centígrados y cambiarse cada 30 minutos.

READ  Fotos: Egipto transporta un barco faraónico de 4.600 años y 20 toneladas a un nuevo museo

«Vale la pena», dijo Mariangeles Fernández, una paciente de cáncer de hígado de 48 años. «Te permite combatir la enfermedad de una manera diferente».

La Sra. Estrada, que actualmente está escribiendo un libro sobre su experiencia, dice que escucha todos los días a pacientes cuyo viaje por el cáncer ha mejorado gracias a las gorras.

«Creo que el (tope) fue clave para mi forma de pensar», dijo Elsa Ram, una jubilada de 64 años con cáncer de mama. «Esa es una gran parte de un buen tratamiento». — Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.