Hemauer Lukas Böhm, de 29 años, es profesional del balonmano en el BM Sinfín de primera división.

Hemauer Lukas Böhm, de 29 años, es profesional del balonmano en el BM Sinfín de primera división.

En busca de un reto deportivo en España: Lukas Böhm Foto: DG Audivisuales

Lukas Böhm nació el 6 de enero de 1994 en Ratisbona y aprendió balonmano en el HG Hemau/Beratzhausen. El zurdo de 1,93 metros de altura y 97 kilos jugó en el DJK Rimpar / Wölfe Würzburg. Antes de unirse al equipo de segunda división de la Baja Franconia, Böhm jugó durante dos años en el equipo de tercera división HSC Bad Neustadt y antes en el HC Erlangen, donde consiguió su mayor éxito deportivo con el ascenso a la Bundesliga de balonmano.

El estudiante completó con éxito el programa de licenciatura en «Economía» y acaba de presentar su tesis de maestría en el programa de maestría «Gestión». En la temporada 2023/24, Böhm jugará como lateral derecho en el club BM Sinfín de la primera división española en Santander en su primera asignación internacional. En una entrevista, habla con el periodista de MZ Robert Torunsky sobre su aventura en España.

El señor Böhm, de un equipo alemán descendió de segunda división a un club de primera división española. ¿Cómo ha ocurrido?
Lukas Böhm: En enero decidí no renovar mi contrato en Würzburg y buscar un nuevo desafío deportivo. Siempre soñé con jugar balonmano en el extranjero. Por eso puse todo en una sola tarjeta, rechacé opciones de Alemania y consulté a varios gerentes y contactos en otros países europeos. Después de que las cosas no funcionaron con un club a corto plazo y yo ya me había preparado para dejar de jugar balonmano a nivel profesional por el retraso, llegó la opción del Santander al BM Sinfín.

Y luego se convirtió en esto.
Sí. Habiendo tenido la oportunidad de jugar en la primera división española y vivir junto al mar, no lo tuve que pensar dos veces. Tomé clases de español en la universidad durante algunos semestres, estuve de vacaciones aquí varias veces y visité bastantes ciudades. Creo que el país es muy hermoso y también me gusta la cultura. Santander no había estado en mi radar hasta ahora, pero el norte de España es un rincón verdaderamente hermoso y bastante subestimado. Grandes playas, mucha vegetación y pocos turistas, y una gran ciudad con 200.000 habitantes y muchos estudiantes.

READ  Rompió patrones: el técnico de la selección española anunció extrañamente la candidatura de su equipo (video)

En la 2.ª Bundesliga alemana hay muchos semiprofesionales. ¿Siempre tienes que trabajar al mismo tiempo?
No, soy profesional en España, aunque hay que reconocer que la mayoría de jugadores de segunda división en Alemania también lo son. Durante las primeras semanas tuve que invertir mucho tiempo en mi tesis de maestría, pero ya la entregué y terminé mis estudios en Alemania. Espero (risas). Ahora tengo la cabeza completamente libre para jugar al balonmano y puedo concentrarme en la aventura. También entrenamos aquí de siete a ocho veces por semana y el alcance de la formación es más amplio que en Würzburg, sobre todo gracias a los numerosos estudios en vídeo. También tengo clases de español dos veces por semana. Así que tengo mucho que hacer con viajes más largos para partidos fuera de casa, pero todavía tengo tiempo suficiente para disfrutar de la ciudad y las playas.

a

¿Cuáles son las principales diferencias con el balonmano alemán?
El balonmano en España es un poco diferente, tanto en defensa como en ataque. No me lo esperaba hasta este punto. Cubrimos con mucha anticipación, nos movemos a baja velocidad y tenemos mucha orientación táctica. Las unidades también están estructuradas de manera diferente en términos de ciencias del deporte. Durante la preparación, siempre pasábamos una hora en la sala de pesas y luego practicábamos balonmano otras dos horas. Fue increíblemente agotador. La intensidad del entrenamiento no es tan alta como en Alemania porque, por ejemplo, corremos menos. Pero la duración de las unidades y la cantidad de tácticas son muy exigentes, especialmente mentalmente.

READ  Dando forma al futuro: cómo la impresión 3D está transformando la industria automotriz

¿Qué hace especial al ex campeón mundial Rubén Garabaya como entrenador?
Rubén es un entrenador muy meticuloso, obsesionado con el balonmano. Realmente vemos muchos vídeos y él presta mucha atención a los detalles en el entrenamiento. Rubén interrumpe mucho y habla mucho con los jugadores. Creo que estos nuevos impulsos son muy buenos, aunque al principio fueron y siguen siendo muy difíciles, especialmente por el idioma. Pero es divertido y veo mi progreso semana tras semana.

¿Cuál es tu papel en el equipo?
Rubén me habla mucho y me da la sensación de que cuenta conmigo. Hasta ahora me han permitido jugar unos 35 minutos por partido. A mis 29 años puedo asumir un papel de liderazgo dentro de nuestro joven equipo, algo que disfruto. Pero no hay que subestimar que todavía no hablas bien el idioma y que en situaciones en el campo en las que te falta un poco de oxígeno en la cabeza debido al estrés, la comunicación en una habitación ruidosa es difícil. Pero es un bonito desafío.

¿Cuál es el objetivo para la temporada?
Somos un club con recursos modestos, por lo que el único objetivo puede ser permanecer en la liga. Soy optimista en que lo lograremos, incluso si perdimos los primeros cuatro partidos, en los que a veces esperábamos algo mejor. Pero un pívot importante aún no es elegible para jugar, así que puedo ver el potencial y esperar mejorar.

Pronto llegarán los duelos con el FC Barcelona. ¿Cuáles han sido los aspectos más destacados de tu carrera hasta ahora?
La temporada en Rimpar, donde estuvimos cerca del ascenso a la Bundesliga y, como jugador joven, del ascenso a la Bundesliga con el HC Erlangen. También se incluirán los partidos contra el Barcelona. Tengo muchas ganas de jugar contra jugadores de talla mundial como Dika Mem. No puedo esperar a ver cómo se desarrolla esto, ya que este súper equipo ganó por última vez un partido de liga con una diferencia de más de 25 goles. Creo que dependerá de los resultados si será un punto culminante de mi carrera (risas).

READ  Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut agregan 10 estados a la lista de restricción de cuarentena obligatoria

A pesar de las muchas ventajas de España, ¿qué echa de menos de Alemania?
Realmente extraño a mi familia y amigos aquí. Fue agradable tener a mi familia allí para el primer partido de la temporada y combinarlo con unas vacaciones. Desafortunadamente, no hay opciones gastronómicas variadas o vegetarianas; la comida aquí en Santander ya es muy rica en carnes y pescados. Y luego, por supuesto, los clásicos como el pan alemán, el spritzer de manzana y el Spezi.

¿Cuáles son tus planes profesionales futuros?
Inicialmente tengo un contrato de un año y, a mis 29 años, todavía me siento en condiciones de jugar balonmano a alto nivel durante unos años y luego empezar mi vida profesional. Estoy seguro de que la experiencia aquí no sólo me ayudará a desarrollar mis habilidades en el balonmano, sino que también beneficiará mi carrera posterior.

Entrevista: Robert Torunsky

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *