Ignacio Zuloaga en la Kunsthalle de Munich: Maestro de la pintura

Ignacio Zuloaga en la Kunsthalle de Munich: Maestro de la pintura

SEspaña sigue siendo el país más cautivador e impenetrable de Europa. Cualquiera que ya lo haya atravesado durante la peregrinación a Santiago de Compostela, cualquiera que haya dejado los balnearios y las playas populares para ir al interior del país, lo sabe: conserva un alma oscura, que encontramos en la fría tumba real de granito del Escorial y en el desiertos abrasados ​​por el sol de Extremadura, las tortuosas imágenes de Goya y el flamenco real y dolorosamente intenso y no pueden ser tolerados por ninguna interpretación, por muy bien intencionada que sea, del alma de este pueblo. Ignacio Zuloaga fue el pintor desde alrededor de 1900 hasta la década de 1920. España negrade otra España lejana y oscura.

Nacido en 1870 en el País Vasco de Eibar en el seno de una familia de artesanos -el padre practicaba el arte del damasquinado, introducido en la Península Ibérica por los árabes-, se formó como pintor en Neuilly-sur-Seine y en París, se instaló en Sevilla en 1894 como puerta de entrada al Nuevo Mundo en el sur de Andalucía, emigró en 1898 al corazón castellano del país, en Segovia, donde celebró sus mayores éxitos y se convirtió en un «castellano por elección», quiso forjar una joya del caleidoscópicamente. tierra fragmentada, todavía brillando con un fuego suficientemente diferente.

Detrás de las brujas, los gitanos, los toreros, los bailaores de flamenco y los ancianos invocados de manera conscientemente anacrónica, se esconden claramente los trastornos radicales de la industrialización, que destruye muchas cosas que le eran familiares y, en particular, la desgracia de 1898, cuando el país con sus dos últimas colonias importantes, Filipinas y Cuba, finalmente perdieron toda pretensión de ser una gran potencia. Zuloaga traslada a la pintura estos miedos a la pérdida, pero no en estilos anticuados, sino siempre en los del modernismo europeo de su tiempo.

Como suele ser su caso, tomó como modelo a su propio primo: “El del abanico” de Zuloaga, 1906.

a


Como suele ser su caso, tomó como modelo a su propio primo: “El del abanico” de Zuloaga, 1906.
:


Imagen: Fotografía Gasull

La Kunsthalle Munich presenta ahora la visión del país de Zuloaga a través de 75 obras con «Mito de España», la primera gran exposición del pintor español en Alemania. Múnich está predestinada a este intento de dar a conocer mejor un ideal europeo -respetando las buenas tradiciones de su propio país y teniendo al mismo tiempo una visión amplia del horizonte nacional-: hace ciento diez años fue homenajeado en la ciudad con una exposición de 25 de sus pinturas. Anteriormente, en 1905, la revista “Jugend”, que dio nombre al Art Nouveau, había puesto en portada una de sus fotografías. Estuvo en estrecho contacto con Rilke, quien en la carta enviada le pedía de antemano que perdonara su imperfecto francés.

READ  El delantero del RB Leipzig Alexander Sörloth quiere quedarse en España pero hay trampa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *