Joven celebra el incendio de una iglesia y publica una foto en Instagram

A pesar de que las protestas, en las que participaron más de 25.000 chilenos, se desarrollaron de manera pacífica, por la tarde derivaron en disturbios y saqueos.

MÉXICO.

Una joven publicó una imagen en las redes sociales en la que se la ve dentro de un complejo religioso, celebrando el incendio que estalló en una iglesia en Chile en conmemoración del primer aniversario de las masivas protestas sociales que estalló a finales del año pasado. .

A través de Instagram, la mujer que usa el seudónimo de “peppadelkaos” publicó la fotografía en la que la vemos levantando los brazos en señal de victoria, mientras el fuego devora determinadas zonas del recinto religioso.

“La única iglesia que se ilumina es la que arde” es el mensaje que acompañaba a la fotografía.

Luego de que la imagen se viralizara, la joven decidió retirar la publicación y cerrar su cuenta.

A pesar de que las protestas, en las que participaron más de 25.000 chilenos, fueron pacíficas en un inicio, por la tarde derivaron en disturbios, saqueos e incendios.

Las protestas, que comenzaron temprano, marcaron el primer aniversario de las masivas protestas sociales contra la desigualdad que estallaron el 18 de octubre del año pasado, que dejaron más de 30 muertos, miles de heridos y graves daños materiales.

Golpeando ollas, ondeando carteles y pancartas, los participantes convocaron a votación el próximo domingo en un referéndum sobre la posibilidad de redactar una nueva Constitución que sustituya al texto que data de la dictadura militar (1973- 1990), una demanda clave de las protestas de 2019.

READ  Fundación Merck con motivo del Día Mundial contra el Cáncer || Los tiempos del sur

Inicialmente en gran parte pacíficas, las manifestaciones de la tarde estuvieron marcadas por un recrudecimiento de la violencia, saqueos de negocios y enfrentamientos con la policía en diversas zonas de la ciudad.

Sirenas de bomberos, barricadas incendiarias y fuegos artificiales en las calles del centro de Santiago se han sumado a la sensación de caos en algunos barrios. Hubo manifestaciones e incendios en infraestructura también en otras ciudades del país.

Un alcalde del Partido Comunista de un municipio de Santiago fue abucheado y amenazado durante el día; posteriormente, vándalos enmascarados atacaron un cuartel de la policía y una iglesia de la institución armada. Grupos enmascarados atacaron otra iglesia en Santiago en las primeras horas de la noche, iluminando su campanario y llenando de humo las calles cercanas.

Más de 15 estaciones de metro fueron cerradas temporalmente en medio de los disturbios. La policía disparó gases lacrimógenos y chorros de agua durante las escaramuzas con manifestantes a veces violentos, encapuchados y enmascarados.

“Quienes cometen estos actos de violencia no quieren que los chilenos solucionen nuestros problemas por la vía democrática”, declaró en la noche el ministro del Interior, Víctor Pérez, tras una reunión con el presidente Sebastián Piñera y otras autoridades en el palacio de gobierno.

El funcionario subrayó el inicio pacífico de las protestas y llamó a los chilenos a resolver sus diferencias en las urnas el domingo 25.

Las protestas del año pasado se prolongaron hasta fin de año y se extinguieron en marzo con la llegada del coronavirus a este país sudamericano, sacaron a las calles a millones de chilenos a exigir reformas y mejoras a los sistemas de pensiones, salud y educación.

READ  O. Medio - Al Qaeda número dos asesinado en agosto en Irán, según la inteligencia de Estados Unidos

Pero también en medio de episodios violentos de saqueos, disturbios y estaciones de metro incendiadas, el gobierno decretó un estado constitucional excepcional para dejar la seguridad de la capital en manos de los militares, lo que no era de esperar. no se produjo desde la dictadura de Augusto Pinochet.

La policía estimó que la manifestación del domingo en Santiago atrajo a más de 25,000 personas al final de la tarde, mucho menos que las mayores protestas de 2019.

Las protestas y los incidentes violentos han resurgido en las últimas semanas en Chile a medida que los ciudadanos comienzan a abandonar lentamente la detención. La mayoría de los manifestantes usaban máscaras el domingo, pero muchos estaban reunidos, lo que generó preocupaciones sobre posibles riesgos para la salud.

jcp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *