Los conservadores españoles defienden su bastión

Los conservadores españoles defienden su bastión

DEl conservador Partido Popular (PP) logró mantener su bastión más importante en España. En las elecciones regionales de Galicia, el PP perdió dos mandatos, pero defendió su mayoría absoluta, con el 47 por ciento de los votos por quinta vez consecutiva. Los conservadores han gobernado durante 36 años en total la región de la costa atlántica en el extremo noroeste del país, fundada hace 42 años.

Sin embargo, los Nacionalistas de Izquierda Gallega (BNG) obtuvieron resultados tan contundentes como los del domingo pasado: el partido liderado por Ana Pontón obtuvo 25 mandatos. El bloque BNG se centró durante la campaña electoral en la política social. Al mismo tiempo, el partido exige el derecho a la autodeterminación de los gallegos y la prioridad de la lengua gallega en las escuelas, como están haciendo los separatistas catalanes en su región.

Los votantes que protestaban en la provincia de Ourense, parte de la región de Galicia, votaron por el partido local del alcalde populista de la ciudad de Ourense. Por primera vez, “Democracia Ourensana” tiene representación en el parlamento regional. Los vecinos de la provincia se quejan de que el PP se centra en las localidades costeras y descuida su región. El partido populista de derecha Vox vuelve a no tener ninguna posibilidad en Galicia.

Próximamente elecciones en el País Vasco y Cataluña

Para los partidos de la coalición de izquierda en el poder en Madrid, las primeras elecciones tras las legislativas de verano fueron una decepción. El partido socialista PSOE, que siempre ha tenido poco apoyo en Galicia, perdió cinco diputados. Obtuvo su peor resultado, a pesar de que el líder del PSOE, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estuvo muy involucrado en la campaña electoral. El partido Sumar de su diputada Yolanda Díaz, originaria de Galicia, no logró entrar en el parlamento regional, ni tampoco el partido de izquierdas Podemos.


Imagen: FAZ

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, intentó inicialmente convertir la campaña electoral en Galicia en una moción de censura contra la coalición de izquierdas de Sánchez. Destacó la ley de amnistía del gobierno, de la que se supone que se beneficiarán los separatistas catalanes en torno a Carles Puigdemont. Sorprendentemente, Feijóo debilitó su línea dura en plena campaña electoral. De repente, el PP declaró que era posible un indulto para Puigdemont y otros separatistas que habían huido al extranjero si se entregaban voluntariamente a la justicia española.

READ  Pieters llega a Holanda desde España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *