Los expertos quieren recuperar un gran tesoro del mar

Los expertos quieren recuperar un gran tesoro del mar

  1. tz
  2. Mundo

Los buzos descubren el barco fenicio de 2.600 años de antigüedad en el fondo marino de Murcia, España. © Carm/José A Moya

Un barco totalmente conservado permanece en el fondo del mar frente a la costa de Murcia, en el sur de España, desde hace 2.600 años. Para que no se pierda en la próxima tormenta, ahora lo hemos recogido.

Mazarrón – Hace 2.600 años se produjo una tormenta en la costa de Mazarrón, en la región de Murcia, en el sureste de España. Un pequeño barco muy cargado está en peligro. La tripulación decide dirigirse a la pequeña isla frente a la playa del mismo nombre, La Isla, y buscar refugio. Pero las olas son demasiado altas y arrojan el barco de madera hacia la playa hasta que vuelca y se hunde. Una vez que pasa la tormenta, la tripulación emprende una búsqueda para al menos salvar la carga. Pero no hay rastro del barco. Apareció en el agua a sólo 50 metros delante de ellos y todavía está allí hoy.

«En accidentes como este cerca de la costa “El mar entierra muy rápidamente un pecio bajo la arena”, explica Carlos de Juan, arqueólogo de la Universidad de Valencia en España. “Dentro de una hora el barco ya no será visible. » Una bendición para la ciencia actual. Porque frente a la playa de La Isla de Mazarrón, popular playa familiar, se encuentra un auténtico tesoro arqueológico, “un hallazgo histórico y único”, como dice Carlos de Juan.

Barco hundido frente a las costas de España: el barco antiguo más completo jamás descubierto

El barco viene de Período fenicio, siglo VI a.C., y se conserva íntegramente de proa a popa gracias a una capa de arena de un metro y medio de espesor que lo protegía de las tormentas como un amortiguador natural, pero que va desapareciendo con el tiempo. “En el Mediterráneo occidental sólo hay tres barcos tan bien conservados”, explica el arqueólogo. “Pero sólo el barco de Mazarrón se atribuye a los fenicios, los demás a los griegos”. Es el barco antiguo más completo jamás descubierto.

La pequeña embarcación de madera, de ocho metros de eslora y dos de manga, es de gran interés internacional más allá de las fronteras españolas porque sólo quedan unos pocos hallazgos arqueológicos de la época fenicia. informes costanachrichten.com. El barco y su cargamento permiten vislumbrar la vida cotidiana de los fenicios hace 2.600 años. Los restos del naufragio revelan mucho sobre las antiguas técnicas de navegación y construcción de barcos. Los fenicios eran considerados marineros muy consumados. Incluso los griegos rivales lo admitieron en sus escritos.

Barco de 2.600 años frente a las costas españolas: plomo a bordo

Además de los bloques de plomo, a bordo también había Se encontraron ánforas de cerámica en las que se almacenaba vino, aceite y salsa de pescado., cesta realizada con restos vegetales con mango de madera, molinillo de mano y ancla de madera y plomo en perfecto estado. La ciencia está de acuerdo: el barco no debe perderse y debe preservarse para las generaciones futuras. Es por ello que actualmente se encuentra siendo recuperado mediante un largo y complejo proceso, restaurado en tierra y exhibido en el Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena, Arqua, España, que está bajo el control del Ministerio de Cultura del gobierno central.

READ  España se ve abrumada por una ola de calor

Durante años, los expertos han debatido sobre el destino de la pequeña embarcación en España: ¿hay que recuperarla o mejor dejarla donde está, en el fondo entre la playa y la isla de La Isla, en la costa de Murcia? La decisión fue tomada por un grupo internacional de expertos con la participación de la UNESCO. “No queda otra opción que sacar la embarcación del agua”, resume Carlos de Juan, encargado de la dirección científica del operativo de rescate.

a

Barco de 2.600 años frente a las costas españolas: rescate imprescindible

“El barco se encuentra en un lugar peligroso”, explica el arqueólogo. Debido al auge de la construcción en la costa en los años 70, las corrientes marinas cambiaron y se eliminó la capa protectora de arena. Al mismo tiempo, la arena se acumuló debajo del barco, levantándolo. Esta es una nueva oportunidad para la ciencia, de lo contrario los buzos no habrían podido descubrir el barco en 1994. Para proteger el barco de las corrientes pero también de los saqueadores, en el año 2000 fue protegido con un casco metálico especial.

La erosión del fondo marino progresa continuamente. “No tenemos una bola de cristal, pero sabemos que cada 50, 70 o 100 años puede ocurrir una gran tormenta y el barco no sobrevivirá”, explica Carlos de Juan. Para finalizar el procedimiento de salvamento del barco en España, en junio unos buzos acudieron a los restos del naufragio. “Abrimos el ataúd metálico y comprobamos que el barco permanecía intacto”, afirma Carlos de Juan. «Es normal que la madera de 2.600 años esté llena de grietas».

Un barco de 2.600 años frente a las costas de España: como un rompecabezas que se está armando

El arqueólogo describe el barco como un gran rompecabezas montado. «Nuestro trabajo es encontrar las piezas más grandes del rompecabezas que podamos sacar del agua». Luego, el barco fue sacado del agua pieza por pieza, cada pieza medía dos metros de largo y un metro de ancho. “Hay fragmentos a través de las grietas. Si es necesario, realizamos pequeñas operaciones con bisturí tan fino que no son visibles. » Carlos de Juan calcula que podrían ser de ocho a diez piezas del rompecabezas en total.

READ  México: Varios muertos tras el derrumbe del techo de una iglesia

A continuación se empuja un marco debajo de la pieza del barco y se cierra sobre la pieza. Todo salió del agua en posición horizontal. “Hay que tener cuidado de que la madera no se seque. No importa si entra en contacto con el aire. » En la superficie del agua, se inspecciona y documenta rápidamente. Se hacen bocetos, se toman fotografías y se escanean con láser. La pieza del rompecabezas estará protegida por una película plástica para mantenerla húmeda durante el transporte al laboratorio de Arqua en Cartagena, España. El primer paso en el laboratorio es desalinizar el trozo de barco en un recipiente con agua. Se limpia la madera y se eliminan arenas, restos de animales marinos y cal. “El procedimiento es complicado, pero reconocido y contrastado”, explica el experto Carlos de Juan.

En un museo se encuentra una réplica de un barco fenicio con velas, remos y cargamento.
Así luce esta embarcación fenicia de 2.600 años de antigüedad, descansando en el fondo del mar frente a la costa de Murcia, en el sur de España. © Sandra Gyurasits

Barco de 2.600 años frente a España: el naufragio dice más sobre los fenicios que otros descubrimientos

A continuación, la madera se impregna con resinas artificiales. “En el mar se descompone la celulosa de la madera”, explica Carlos de Juan. «Crea grietas y huecos». Estos se rellenan con resina y la madera tratada se seca en un congelador. “El proceso dura unos seis meses para cada pieza. Probablemente el barco completo no será restaurado hasta dentro de cuatro o cinco años.

Ningún científico dudará de que el esfuerzo merece la pena. «El descubrimiento de un antiguo naufragio bien conservado es algo muy especial», afirma Dirk Blaschta, arqueólogo del Instituto Arqueológico Alemán de Madrid, «porque dice mucho más sobre los fenicios que sobre los lugares de asentamiento». Los asentamientos suelen ser de difícil acceso porque fueron construidos por los romanos. “Primero hay que profundizar en todo lo romano, y eso puede llevar décadas. Las colonias fenicias a menudo continuaron en uso hasta la época romana; sólo unos pocos de ellos quedaron en barbecho. »

Barcos hundidos frente a Murcia: segundo barco fenicio con 50 colmillos a bordo

La embarcación fenicia de 2.600 años de antigüedad que descansa en el fondo marino de la playa de La Isla en Mazarrón, España y que actualmente se está recuperando, no es la única reliquia de los fenicios en la costa de la región de Murcia. En 1988, justo al lado del barco, los buzos descubrieron los restos de un segundo naufragio de esta época a 2,50 metros de profundidad. Gracias a una densa capa de restos de plantas muertas que cubría los restos del naufragio, este barco también se conservó en el fondo marino, pero no del todo.

READ  Lego hizo una réplica de 2.600 piezas de Mario en la NES

Los restos fueron sacados del agua y restaurados en 1993 y pueden verse en el Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena, España. Regularmente en verano se realizan campañas de excavación en Mazarrón en la playa de La Isla. Los participantes ya han traído a tierra miles de restos de cerámicas, ánforas, vasijas, platos, jarrones y joyas. Entre los hallazgos curiosos se encuentran un huevo de avestruz decorado y un colgante en forma de falo con alas. Sin embargo, la joya del siglo I d.C. ha sido atribuida a los romanos.

Segunda embarcación antigua frente a las costas de Murcia: el marfil era con letras fenicias

A sólo 50 kilómetros del yacimiento, en la costa de San Javier, en la región de Murcia, se encuentran los restos del cargamento de otro barco del siglo VII a.C. El barco, del que hoy no queda nada, transportaba materias primas y productos de lujo como muebles de bronce y cerámica. Pero la parte más importante consistía en 50 colmillos de elefante africano.

“El marfil tenía letras fenicias, probablemente nombres”, dice Carlos de Juan, arqueólogo de la Universidad de Valencia en España. A bordo también había barras de hojalata. «Era un mineral muy apreciado en ese momento y se cree que se utilizó para fundar un sitio sagrado».

Segunda embarcación fenicia frente a las costas de Murcia: naufragio en un peñón peligroso

No es de extrañar que nunca se haya encontrado la estructura del barco. El barco fenicio probablemente se estrelló contra una peligrosa formación rocosa que subía a la superficie desde una profundidad de 24 metros y donde se produjeron numerosos accidentes. “En el siglo XVIII se colocó una campana en la roca para avisar a los barqueros”, cuenta Carlos de Juan. Por eso el lugar también se llama Bajo de la Campana.

Eso no ayudó mucho. “En 1960, los militares decidieron volar la roca. “Lamentablemente las rocas cayeron en el lugar de excavación del pecio fenicio”, lamenta Carlos de Juan. «En la década de 1960, a la gente no le importaba si había algo valioso en el fondo marino». El cargamento de marfil fue descubierto en 1950 por buzos que limpiaban el fondo marino frente a las costas de Murcia. En 2007 comenzaron las excavaciones y la restauración de los preciosos hallazgos, que también se exponen en el Museo Arqua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *