México cierra 2020 con victoria sobre Japón

los Equipo mexicano cerró el año con otra victoria, con una muestra más que bajo el mando de Gerardo Martino es capaz de reconstruir, y luego de una pésima primera parte mostró una gran cara para ganar 2-0 Japón.

Dos de los tres puntos del Tridente asumieron la responsabilidad en el momento adecuado, Raúl Jiménez e Hirving Lozano marcaron los goles en los momentos más necesarios, dando una mala imagen a la selección asiática, que asustó demasiado en la primera parte.

Así 2020 llega a su fin para la Tricolor, un equipo que ha tenido un año lleno de enfrentamientos que por la pandemia se han quedado en cinco amistosos, de los cuales han ganado cuatro y empatado uno, logrando una puntuación de pase en el mayoria.

Por lo tanto, la Selección sigue siendo campeón de amistosos, con tan buenos resultados que seguro que acabará el año en el Top 10 de la Clasificación FIFA.

México comenzó muy envalentonado, pero Japón no tuvo tanto miedo como Corea. Los japoneses comenzaron a avanzar, luego a robar balas y luego a atacar. Apareció la figura de Guillermo Ochoa. El veterano portero acabó con cuatro ocasiones de gol en diez minutos, que fueron de todo tipo, tiros de larga distancia, contracción o movidas en su región.

¿Qué salió mal en México? Las líneas se hicieron más largas, tan largas que se rompieron Luis Romo no fue ni fulcro ni defensa, Orbelín Pineda ni creó ni defendió, el resto pasó la noche mientras la defensa se multiplicaba.

Sí, la primera vez que sufrió, no es que tocara el Equipo mexicanoEs una buena experiencia de aprendizaje, pero en cuanto a las exigencias hay que decir que el equipo fue derrotado de principio a fin, y no había otra salida que la hizo que el equipo japonés se ralentizara.

READ  Eibar desconcertado por la regla del balonmano tras la derrota ante el Real Madrid

Cambios de puesto, cambios de hombre y cambio de actitud vivieron los Habs en la segunda mitad. Con Pineda y Romo jugando más sueltos, además de cambiar de grupo a Jorge Sánchez, México mostró su segunda cara, la de dominio e incluso hubo fuerza con el tacón de Orbelín y la gran definición de Raúl. Jiménez (63 ‘).

La inercia duró cuatro minutos más, allí estuvo el servicio de Henry Martín cuyo Hirving Lozano aprovechó su velocidad para llevar el marcador al 2-0 (67º).

Lo poco que se pudo ver después, debido a la espesa niebla que cayó sobre el estadio de Graz, fueron numerosos intentos de ampliar el marcador. Ochoa ya ni siquiera tocaba el balón.
El año terminó bien.

Puedes leer: “Las selecciones amenazan con no jugar la Copa Oro por ‘revancha'”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *