Niño y perro murieron juntos en un incendio en Oregón, al igual que su abuela

Cuando las llamas se desarrollaron a su alrededor, Angela Mosso se dio cuenta de que tenía que salvar a Wyatt. Ella le dijo que corriera con el perro.

También se dio cuenta de que si quería sobrevivir, no tenía más remedio que dejar atrás a su madre, Peggy Mosso, cuyos restos fueron identificados por la Oficina del Sheriff del condado de Marion el viernes. Tenía una rodilla rota que debía ser operada en unos días, dijo Bertalotto el viernes.

Angela Mosso caminó casi tres millas sobre asfalto caliente. En un momento, alrededor de las 4 a.m., Chris Tofte regresó con el remolque y cruzó un obstáculo que lo separaba del Infierno y su familia.

Mientras Tofte luchaba por navegar por la carretera oscura y llena de humo, casi aplasta a una mujer descalza en ropa interior con el pelo carbonizado y la boca ennegrecida. Tofte la ayudó a entrar en su auto y le dijo que estaba buscando a su esposa e hijo.

Una vez en el coche, Tofte dio media vuelta y caminó de regreso al bloqueo. Dejó a su esposa de 24 años con los paramédicos y se volvió hacia su hijo, Wyatt.

Pero para entonces, los incendios se habían extendido nuevamente. Tofte no pudo llegar tan lejos como la primera vez, así que buscó a su hijo el día y la noche siguientes.

En las redes sociales, amigos y familiares publicaron fotos de Wyatt, y miles de personas compartieron su imagen.

Finalmente, el miércoles, Tofte habló con los ayudantes del alguacil del condado de Marion. Ellos dijeron eso Wyatt fue encontrado conduciendo el vehículo familiar en la propiedad con su perro Duke en su regazo. Los restos de Peggy Mosso también se encontraron en el vehículo.

READ  Hay más de 25 millones de casos de Covid-19 en todo el mundo.

No necesito entrar en detalles, pero obviamente … se dio la vuelta para tratar de salvar a su abuela., dijo Bertalotto en The Associated Press.

Angela Mosso está siendo tratada en el Legacy Emanuel Hospital Burn Center en Portland. Le dijeron el jueves que había perdido a su hijo y a su madre.

Bertalotto dijo que no había visto a su hermana ni a Tofte, su cuñado, desde el incendio porque el hospital solo permite un huésped por paciente para prevenir la propagación del coronavirus.

“Es asombroso cuando un fuego puede moverse tan rápido”, dijo. “Todo estaba a punto de ser un desastre … y nadie lo sabía”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *