Pumas obtiene mínima ventaja ante Pachuca

Pumas ganó gracias al 10, el día en que el 10 más famoso del mundo, descansó la paz. Marcador de posición de Favio Alvarez, mediocampista universitario, expulsado del área para batir al portero Oscar Ustari y lo celebró mostrando su número, el 10, como homenaje a Diego Armando Maradona.

Pero lo más importante para la Universidad Nacional fue lograr la victoria, aunque fuera por la mínima diferencia con el estadio Hidalgo. Ahora para pasar, los Tuzos deben ganar el juego Ciudad Universitaria, donde no será fácil. Es una ventaja, mínima pero una ventaja. Pumas corrió al estadio Hidalgo.

Nada más sonó el silbido inicial, y estaba hambriento de la presa, y ese impulso le dio frutos tempranos. La Universidad Nacional sale jugando, en medio del campo cambia de velocidad, acelera, Juan Pablo Vigón parece un poste, devuelve la pelota a Marcador de posición de Favio Alvarez que toma una poderosa mano derecha que golpea el tramo de Oscar Ustari (siete’). Álvarez famoso quitándose la camisa y mostrando su número «10», como el de Diego, El que se escapó.

Puedes leer: «Cruz Azul le gana a Tigres y tiene pie y medio en semifinales»

a

Pachuca Trató de responder poniendo a trabajar a Felipe Pardo, pero sin ninguna referencia en el ataque, no había forma de meter el balón en la zona de peligro. Erick Aguirre Con tiros de larga distancia, fue él quien hizo trabajar a Julio González, portero del Auriazules.

El juego vino y se fue. Con Pumas jugar más y Pachuca profundizar las piezas. Y llegó la polémica, en la agonía del primer tiempo, se marcó un penalti, muy riguroso, sobre Erick Sánchez. Víctor Guzmán cabeceó para el empate, pero tiró el balón fuera.

READ  Las solicitudes iniciales de desempleo cayeron a 1,18 millones la semana pasada Por Investing.com

Pachuca subió a bordo en la segunda mitad, la contienda de Pumas desapareció y las potencias se fueron en papel, pero el Tuzos no dieron el último pase correctamente: o no ayudaron, o no dispararon a portería, mientras que en cualquier caso, el portero González era gigantesco, como en esta entrega de Freire que es casi un objetivo en sí mismo.

La heroica defensa a la que se volvió adicto Pumas fue sufrido, pero suficiente. Pachuca Los tenía, pero los dejó ir, con penalti incluido. Parece difícil, peor no imposible, hacer la hazaña CON.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *