Reflexión semanal del 25 de febrero de 2024 – 2do domingo de Cuaresma

Reflexión semanal del 25 de febrero de 2024 – 2do domingo de Cuaresma

Imagen de Reflexión Semanal - 2da semana de Cuaresma 2024

Lecturas
Génesis 22:1-2, 9a, 10-13, 15-18
Salmo 116: 10, 15, 16-17, 18-19
Romanos 8:31b-34
Marcos 9:2-10

Camino delante del Señor en la tierra de los vivientes.
– Salmo 116:9

Cuidando la tierra de los vivos

Por Randy Haluza-DeLay, presentador del centro de Ontario

Dos temas atraviesan las lecturas de hoy. El primero proviene del salmo responsorial: “Camino delante del Señor en la tierra de los vivientes”.

¿Qué hace que la tierra sea adecuada para la vida? En otras palabras, ¿qué la convierte en una tierra habitable en lugar de, digamos, un valle de sombra de muerte como en el Salmo 23?

¿Sigue siendo la tierra de los vivos cuando los desechos mineros contaminan la tierra? ¿Cuando los agricultores luchan por cultivar los alimentos que alimentarían a las personas y sustentarían sus propios medios de vida? Estas son algunas de las cuestiones que la Fundación Hogar de la Madre Tierra (HOMEF), socia de Desarrollo y Paz – Cáritas Canadá, está abordando en Nigeria, con el objetivo de salvaguardar la tierra para los vivos.

a

El segundo tema es la noción de sacrificio y la forma en que evoluciona a lo largo de las lecturas. En el pasaje del Génesis, Abraham cree que se le ordenó sacrificar a su hijo. Pero Dios detuvo la acción del sacrificio. El salmo menciona el sacrificio de acción de gracias. El pasaje de la carta de san Pablo a los Romanos recuerda a Abraham, subrayando que Dios no perdonó a su propio Hijo. Esto significa que Jesús es el solamente es necesario un sacrificio, y ese sacrificio no es el final de la historia. Después de todo, Jesús resucitó de entre los muertos (Romanos 8:34).

READ  Niño de Indiana golpeó a ladrones que irrumpieron en su casa

Pero ¿qué pasaría si la tierra y las personas que intentan caminar con el Señor sobre ella fueran ellos mismos sacrificados en el altar del beneficio? HOMEF sabe que la tierra y las personas que viven en ella no deben ser sacrificadas. En cambio, sus programas intentan hacer que la tierra sea fructífera donde las personas puedan vivir bien como Dios quiso, y donde «la creación misma será liberada de su esclavitud a la corrupción y alcanzará la libertad de la gloria de los hijos de Dios» (Romanos 8:21). ).

Es por eso que Desarrollo y Paz: Caritas Canadá trabaja con HOMEF y muchos otros socios similares en todo el mundo. Luchan para ayudar a que la tierra y la gente prosperen. Florecer significa poder experimentar abundantemente lo que Dios desea (Juan 10:10). Prosperar significa que la salud corporal de las personas esté plenamente nutrida (seguridad alimentaria, agua potable) y respaldada (atención sanitaria); su mente alcanza su pleno desarrollo (educación); sus mentes pueden florecer (libertad religiosa); sus familias prosperan (bienestar económico); y todos prosperan y pueden aprovechar al máximo los dones que Dios les ha dado en un entorno caracterizado por la estabilidad ecológica, la participación ciudadana y sistemas electorales y burocráticos justos.

Sin embargo, hay fuerzas que impiden que las personas puedan vivir en un país donde la vida es buena. HOMEF ha determinado que, en el contexto nigeriano, oponerse a la contaminación procedente de la extracción de petróleo, proteger el sistema alimentario y defender los derechos de los agricultores son las principales formas de garantizar que la gente pueda «caminar ante el Señor» en una «tierra de los vivos». » como el Señor quiso.

READ  El Comité de Representantes Permanentes de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (ECOWAS-RPC) toma medidas para consolidar la democracia, fortalecer la seguridad y la integración económica en la región

Y eso nos lleva de nuevo al sacrificio. La Cuaresma nos lleva a la Pascua, cuando Jesús fue sacrificado en la cruz, pero luego resucitó de entre los muertos (Romanos 8:34). La Cuaresma también nos recuerda que “caminar delante del Señor” requiere ciertas cosas de nuestra parte. Conocer las necesidades de los socios globales nos recuerda que podemos ayudar a las hermanas y hermanos a quienes sirven a vivir en una tierra próspera, una “tierra de los vivos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *