Secuestro, extorsión, tortura y muerte: la vida de los refugiados rohingya perseguidos | Internacional

los bicitaxi Salen de un campo de refugiados rodeado de alambre de púas, el más grande del mundo. Es el punto de partida de una red de trata de personas en Asia que incluye bandas de extorsión en aguas profundas, policías corruptos y narcotraficantes.

En estos bicitaxi hombres, mujeres y niños se esconden murmullo que lo arriesgan todo para escapar de la miseria en la que está sumida esta minoría musulmana en Birmania. Viven en barrios marginales superpoblados en el campamento de Cox’s Bazar en la costa sur de Bangladesh.

A principios de este año, Enamul Hasan, de 19 años, se escondió en uno de los pequeños vehículos que lo llevaron a tierra. Luego abordó un bote que lo trasladó a un barco pesquero más grande anclado en la Bahía de Bengala, donde cientos de rohingyas esperaban para viajar a Malasia.

Gastó todos sus ahorros. Los traficantes “me aseguraron que podría terminar mis estudios y ganar dinero para sacar a mi familia de la pobreza”, dijo a la AFP.

Munir Uz Zaman | Agencia de Medios de Francia

Pero después de ser golpeado por la tripulación y ver morir a varios de sus compañeros de viaje durante seis semanas en el mar, el barco lo devolvió a su punto de partida en Bangladesh. Y a la miseria.

“Nunca olvidaré lo que pasé. Los traficantes, la brutalidad de los marineros, (…) no volveré a hacer eso ”.

Agence France-Presse habló con Enamul Hasan para realizar una investigación sobre estas redes de tráfico durante la cual realizaron decenas de entrevistas con refugiados en Bangladesh e Indonesia, donde cientos de ellos aterrizaron este año después de pasar meses en el mar. También habló con pescadores involucrados en este tráfico, policías, políticos y cooperantes.

La investigación reveló un sistema complejo y en evolución con millones de dólares en juego y miembros de la comunidad rohingya involucrados.

Munir Uz Zaman | Agencia de Medios de Francia

En los campamentos, en Bangladesh e Indonesia, la trata está principalmente en manos de rohingyas, pequeños intermediarios de refugiados o líderes de bandas. En el mar, la tripulación de los barcos suele ser budista birmana y también pescadores indonesios.

La red moviliza arrastreros de bandera tailandesa que pueden transportar 1.000 personas, teléfonos satelitales, una armada de pequeñas embarcaciones de suministro y funcionarios corruptos en el sudeste asiático e incluso en el campamento de Bangladesh.

“Es un gran problema bajo la apariencia de razones humanitarias”explica Iskandar Dewantara, cofundador de la Fundación Geutanyoe, un grupo de defensa de los refugiados indonesios.

De hecho, la violencia está en todas partes.

Munir Uz Zaman | Agencia de Medios de Francia

Las tripulaciones de los barcos, a menudo birmanos, tienen poco respeto por los rohingya y hacen todo lo posible para ganar la mayor cantidad de dinero posible. Desde palizas a bordo hasta amenazas de muerte si los familiares se niegan a pagar más de lo esperado, según diversos testimonios.

READ  El presidente calificó el estímulo económico estadounidense de "desgracia"

También golpearon y maltrataron a los “pasajeros” a bordo, lo que fue capturado en imágenes por Enamul Hasan.

En ellos, un traficante golpea a hombres sin camisa con lo que parece una cadena, como miran niños y mujeres demacrados.

El marinero dejó el teléfono cuando salió del barco, dijo el joven rohingya.

Cedida | Agencia de Medios de Francia

Los recién casados

La minoría musulmana rohingya ha sido perseguida durante décadas en Birmania, un país predominantemente budista, que no les otorga la ciudadanía. Estas redes que les permiten escapar por tierra o por mar existen desde hace mucho tiempo.

La represión del ejército birmano en 2017, que condujo a atrocidades calificadas como genocidio por la ONU, llevó a unos 750.000 rohingyas a huir al vecino Bangladesh. Se instalaron en el gigantesco campamento de Cox’s Bazar, de donde Enamul Hasan quería huir.

La mayoría quiere ir a Malasia, un país musulmán relativamente rico. Unos 100.000 rohingya viven allí, al margen de la sociedad, y trabajan ilegalmente en la construcción u otros sectores en busca de mano de obra barata.

Uno de los principales impulsores de la trata son los rohingyas de Malasia, que pagan a los traficantes para que traigan a sus familias o esposas después de un matrimonio concertado, según ONG y testimonios de varias mujeres.

Este año, Las autoridades de Malasia han rechazado la mayoría de estos barcos. por miedo al contagio por el coronavirus.

Sin embargo, unos 500 rohingyas llegaron a Malasia en 2020 después de tres desembarcos, según un recuento de AFP.

Desde junio, unos 400 rohingya han aterrizado en el norte de Indonesia porque no pudieron llegar a Malasia, la mayor ola de llegadas a ese país en cinco años.

Pero cientos de refugiados han muerto en el mar, de hambre, sed o malos tratos, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Y este año, una gran parte de los refugiados que llegan a Indonesia son mujeres.

Como Janu, de 18 años. Ella dice que su familia arregló su matrimonio con un hombre rohingya que trabajaba en Malasia.

“Llevaba dos años esperando en el campamento, valió la pena el riesgo” para intentar estar con él, dijo a la AFP en el campamento de Lhokseumawe, en la provincia de Aceh, donde se encontraba aterrizado. Espere a pasar.

Escapar

Para escapar de los campamentos en Bangladesh, debe pagar un anticipo de hasta el equivalente a $ 2,000. Por lo general, los paga el esposo o un miembro de la familia de un refugiado en Malasia, a través de una aplicación de banca móvil.

Los candidatos para el viaje reciben una llamada telefónica.

READ  Ordenan a Trump Pagar 44 md a Stormy Daniels

“Me llamaron después de unos días y un hombre nos pidió que fuéramos a la parada del autobús. bicitaxi del mercado principal del campamento ”, dice Julekha Begum, de 20 años, que se casó con un rohingya de Malasia por videoconferencia.

Los traficantes suelen contratar conductores bicitaxi para llevar refugiados a los puestos de control a través de la corrupción.

Después de varias horas, llegan a uno de los puntos de la costa donde se juntan miles de barcos pesqueros que navegan de noche.

Los rohingya están esperando que uno de estos barcos se llene. Luego se embarcan en barcos mucho más grandes en alta mar, a veces arrastreros de dos pisos con una capacidad de más de 1.000 pasajeros.

Estos barcos están equipados con GPS, teléfonos móviles y un suministro de agua y comida. Zarpan hacia Malasia y en el camino reciben suministros de pequeñas embarcaciones.

“Muchos barcos de pesca están llevando gente al mar donde grandes barcos esperan a las víctimas” de este tráfico, describe Hemayetul Islam, comandante de policía del campamento de Cox’s Bazar.

Munir Uz Zaman | Agencia de Medios de Francia

Pero “cuando vamos a inspeccionar estos barcos, vemos redes y artes de pesca. Para nosotros es muy difícil distinguir entre los verdaderos pescadores y los traficantes ”, añade.

Refugiados rohingya entrevistados por AFP dicen Prometieron que llegarían a Malasia en una semana. De hecho, los que llegaron tardaron meses.

Los refugiados que llegaron a Indonesia dicen que fueron golpeados, torturados, apenas les dieron raciones suficientes para sobrevivir y luego secuestrados para obtener más dinero de sus seres queridos.

Según varios relatos, los refugiados fueron mantenidos cautivos a bordo de grandes barcos frente a la costa de Malasia antes de ser trasladados a barcos más pequeños. Solo aterrizaron si alguien pagaba el rescate.

Munir Uz Zaman | Agencia de Medios de Francia

Los traficantes “golpean a la gente si sus familiares no pagan o no pueden pagar más”, describe Asmot Ullah, un joven de 21 años que llegó a Lhokseumawe, Indonesia, en septiembre.

Otro, Mohammad Nizam, dice que no se le permitió abordar un bote pequeño porque no podía pagar más. “Pidieron más dinero del esperado, pero mis padres no pudieron pagar”explica el joven de 25 años. Pero “si pagaras más te llevarían a Malasia”.

Según las autoridades, un barco que transporta alrededor de 1.000 polizones puede costar hasta tres millones de dólares a los traficantes.

Falso “rescate”

Fue en junio. Los pescadores indonesios afirmaron por primera vez haber rescatado un barco que transportaba alrededor de 100 rohingya.

Pero Este llamado “rescate” fue de hecho una operación organizada por los traficantes, para eludir los controles estrictos en Malasia, las autoridades indonesias y los pescadores exigieron posteriormente.

READ  Coronavirus. Estados Unidos presenta un plan para que las vacunas covid sean gratuitas

“Esta historia que los pescadores encontraron (a los refugiados) después de que su bote volcó es una invención”, explica Sony Sanjaya, director de la policía criminal de Aceh.

“Pero no llegaron aquí por accidente”.

Munir Uz Zaman | Agencia de Medios de Francia

Una vez en Indonesia, los contrabandistas esperan llevar a los rohingyas a Malasia a través del estrecho entre los dos países, según las autoridades locales. En la práctica, la mayoría están varados en el campamento de Lhokseumawe.

Tres pescadores de esa localidad fueron detenidos en octubre junto con otros traficantes tras los desembarcos de junio.

Interrogado por AFP en la celda donde se encuentran recluidos en Aceh, Los hombres afirman que un rohingya que vive en Indonesia, también arrestado, los reclutó para alquilar un barco y buscar un barco lleno de refugiados.

Los contrabandistas les dieron a los pescadores las coordenadas marítimas de los refugiados y les dijeron que mostraran los paquetes de cigarrillos como señal, dijo la policía.

“Necesitaba desesperadamente dinero, Entonces acepté este trabajo ”, dice Faisal, uno de los pescadores, padre de seis hijos.

Compasión, codicia

En los campamentos de Bangladesh, quienes lideran los hilos de estas redes de tráfico clandestino, estrechamente vinculadas al narcotráfico, intervienen en una mezcla de compasión, desesperación y codicia.

La región es un centro para la fabricación de yaba, una especie de metanfetamina barata popular entre los pobres en Tailandia y en otras partes del sudeste asiático.

AFP habló con un hombre rohingya de 25 años, nacido en uno de los campamentos más antiguos y que comenzó a trabajar a los 14 años para uno de los líderes de pandillas de su comunidad.

“Trabajé para él durante dos años y logré traer al menos 200 rohingyas a Malasia, lejos del horror de estos campamentos”, dijo Mohamed, que solo quiere ser identificado por su nombre. Encontrar candidatos para el viaje le valió alrededor de $ 500 al mes.

Las fuerzas de seguridad de Bangladesh mataron a su jefe y desde entonces ha estado buscando la manera de reanudar su trabajo como intermediario para ganarse la vida. “Estoy buscando una oportunidad y si no, volveré a utilizar mis propios contactos en el extranjero”, dice.

Para otros rohingya involucrados en la trata en Cox’s Bazar, es un deber moral.

“Es ayuda humanitaria, no un crimen”, dijo Mohamad Taher, de 34 años, responsable de organizar la huida de refugiados en bicitaxi a través de los puestos de control, a los primeros barcos.

“Si alguien quiere salir de este infierno, como un hermano mayor compasivo, creo que es mi deber ayudarlo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *