3.750 millones de años: los científicos descubren evidencia de un segmento antiguo de la corteza terrestre

3.750 millones de años: los científicos descubren evidencia de un segmento antiguo de la corteza terrestre

En un afloramiento finlandés ubicado entre algunas de las montañas más antiguas del norte de Europa, los investigadores han descubierto evidencia de una parte previamente oculta de la corteza terrestre que apunta hacia el norte y hacia atrás hace más de tres mil millones de años, hacia Groenlandia.
Estas huellas se encontraron en el mineral circón que, tras un análisis químico, indicó a los investigadores del Departamento de Geociencias y Gestión de Recursos Naturales que los «cimientos» sobre los que se asientan Dinamarca y Escandinavia probablemente «nacieron» en Groenlandia hace unos 3,75 mil millones de años. . Crédito: Andreas Petersson

Un nuevo estudio geológico de la Universidad de Copenhague ha revelado que el lecho de roca escandinavo más antiguo procede de Groenlandia. Este descubrimiento arroja luz sobre la formación de continentes y la presencia única de vida en la Tierra en comparación con otros planetas de nuestro sistema solar.

En un remoto afloramiento finlandés, ubicado entre algunas de las montañas más antiguas del norte de Europa, los científicos han descubierto rastros de una parte previamente oculta de la corteza terrestre que apunta hacia atrás en el tiempo hace más de tres mil millones de años y hacia el norte, hacia Groenlandia.

Estas huellas se encontraron en el mineral circón que, tras un análisis químico, indicó a los investigadores del Departamento de Geociencias y Gestión de Recursos Naturales que los «cimientos» sobre los que se asientan Dinamarca y Escandinavia probablemente «nacieron» en Groenlandia hace unos 3,75 mil millones de años. .

Cristales de circón encontrados en arena y rocas de río

Los cristales de circón que encontramos en las arenas de los ríos y las rocas de Finlandia tienen firmas que indican que son mucho más antiguos que cualquier cosa jamás encontrada en Escandinavia, al tiempo que coinciden con las edades de las muestras de rocas de Groenlandia. Al mismo tiempo, los resultados de tres análisis de isótopos independientes confirman que lo más probable es que el lecho rocoso de Escandinavia estuviera relacionado con Groenlandia. Crédito: Andreas Petersson

«Nuestros datos sugieren que la parte más antigua de la corteza terrestre debajo de Escandinavia proviene de Groenlandia y es alrededor de 250 millones de años más antigua de lo que pensábamos», explica el profesor Tod Waight, geólogo del Departamento de Geociencias y Gestión de Recursos Naturales.

READ  Científicos puertorriqueños, destrozados por el colapso del observatorio de Arecibo, presionan para reconstruir

El estudio del circón realizado por los investigadores demostró que, en muchos sentidos, su huella química coincide con la de algunas de las rocas más antiguas del planeta encontradas en el cratón del Atlántico norte del oeste de Groenlandia.

“Los cristales de circón que encontramos en las arenas de los ríos y las rocas de Finlandia tienen firmas que indican que son mucho más antiguos que cualquier cosa jamás encontrada en Escandinavia, al tiempo que coinciden con la edad de las muestras de rocas de Groenlandia. Al mismo tiempo, los resultados de tres análisis isotópicos independientes confirman que la base de Escandinavia probablemente estaba relacionada con Groenlandia”, explica Andreas Petersson, investigador del Departamento de Geociencias y Gestión de Recursos Naturales.

Un mundo acuático sin oxígeno

Dinamarca, Suecia, Noruega y Finlandia se asientan sobre una parte de la corteza terrestre conocida como Escudo Fennoscandiano o Escudo Báltico. Los investigadores creen que se desprendió de Groenlandia como una «semilla» y se movió durante cientos de millones de años hasta que «echó raíces» en Finlandia.

Aquí la placa creció a medida que se acumulaba nuevo material geológico a su alrededor, hasta convertirse en Escandinavia. Cuando la corteza de Groenlandia se desprendió, el planeta era muy diferente de lo que es hoy.

a
Mapa de muestras de circón de rocas y arena de río modernas.

Los investigadores analizaron circones de muestras modernas de arena y roca de río de las remotas regiones finlandesas de Pudasjärvi y Suomujärvi, cuyos orígenes geológicos han sido poco estudiados.
Los cristales de circonio encontrados en la arena de los ríos finlandeses inicialmente cristalizaron en magmas de granito en las profundidades de la corteza. Luego, estos granitos fueron llevados a la superficie y erosionados para eventualmente formar arena. Crédito: Tod Wight

“La Tierra era probablemente un planeta acuoso, como en la película Waterworld, pero sin oxígeno en la atmósfera y sin corteza emergente. Pero debido a que se remonta tan atrás en el tiempo, no podemos estar seguros de cómo era realmente”, dice Tod Waight.

READ  SpaceX lanzará el cohete Falcon 9 desde el Centro Espacial Kennedy en la primera misión 'Bandwagon' – Spaceflight Now

Según los investigadores, el hecho de que la Tierra tenga incluso una corteza continental compuesta de granito es bastante especial cuando miran al espacio y lo comparan con otros planetas de nuestro vecindario galáctico.

“Es único en nuestro sistema solar. Y la evidencia de la presencia de agua líquida y una corteza de granito son factores clave para intentar identificar exoplanetas habitables y la posibilidad de vida más allá de la Tierra”, explica Andreas Petersson.

Los continentes son la clave de la vida.

El nuevo estudio añade piezas a un rompecabezas continental primordial que comenzó mucho antes de que la vida en la Tierra realmente floreciera, pero que en gran medida allanó el camino para la vida humana y animal.

“Comprender cómo se formaron los continentes nos ayuda a comprender por qué nuestro planeta es el único planeta del sistema solar que alberga vida. Porque sin continentes fijos y agua entre ellos, no estaríamos aquí. De hecho, los continentes influyen tanto en las corrientes oceánicas como en el clima, que son cruciales para la vida en la Tierra”, explica Andreas Petersson.

Además, el nuevo estudio se suma a un número creciente de estudios que rechazan los medios utilizados hasta ahora para calcular el crecimiento de los continentes, especialmente durante los primeros mil millones de años de la historia de la Tierra.

“Los modelos más utilizados suponen que la corteza continental de la Tierra comenzó a formarse aproximadamente en el momento de la formación del planeta, hace aproximadamente 4.600 millones de años. En cambio, nuestro estudio y varios otros estudios recientes sugieren que las firmas químicas que muestran el crecimiento de la corteza continental sólo pueden identificarse unos mil millones de años después. Esto significa que quizá tengamos que revisar gran parte de lo que pensábamos sobre la evolución de los primeros continentes”, afirma el profesor Waight.

READ  Tres estrellas de nuestra galaxia podrían ser las más antiguas del Universo

Al mismo tiempo, los resultados del estudio se suman a investigaciones anteriores que encontraron «semillas» similares de cortezas antiguas en otras partes del mundo.

“Nuestro estudio nos proporciona otra pista importante sobre el misterio de cómo se formaron y extendieron los continentes en la Tierra, particularmente en el caso del Escudo Fennoscandio. Pero todavía hay muchas cosas que no sabemos. En Australie, en Afrique du Sud et en Inde, par exemple, des graines similaires ont été trouvées, mais nous ne savons pas si elles proviennent toutes du même « lieu de naissance » ou si elles sont originaires indépendamment les unes des autres de plusieurs endroits de la tierra. Esto es algo que nos gustaría explorar más a fondo utilizando el método que utilizamos en este estudio”, concluye el profesor Waight.

Referencia: “Un núcleo continental Eoarcano para el Escudo Fennoscandiano y un vínculo con el Cratón del Atlántico Norte” por Andreas Petersson, Tod Waight, Anthony IS Kemp, Martin. J. Whitehouse y John W. Valley, 28 de diciembre de 2023, Geología.
DOI: 10.1130/G51658.1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *