Activista medioambiental sobre el cultivo de fresas en España: «Un desastre para toda Europa»

Activista medioambiental sobre el cultivo de fresas en España: «Un desastre para toda Europa»

Las plantaciones de fresas alrededor del Parque Nacional de Doñana están dañando el medio ambiente, dice Juan Romero. Recomienda productos orgánicos.

Casi todas las fresas vendidas en Europa de febrero a abril proceden de España Foto: Adri Salido/AA/Picture Alliance

taz: Sr. Romero, ¿estamos comiendo más fresas importadas de las que el medio ambiente puede tolerar?

Juan Romero: Ciertamente. Cerca del 80 por ciento de las fresas que se cultivan en la provincia de Huelva en torno al Parque Nacional de Doñana se exportan. Casi todas las fresas que se venden en Europa de febrero a abril proceden de aquí. Eso es más de un millón de toneladas de fresas. La facturación asciende a 1.350 millones de euros. Las fresas se cultivan en 10.000 hectáreas alrededor del parque nacional. Un poco más allá, hay otras 1.000 hectáreas. Además, hay aproximadamente 1.640 hectáreas de áreas de cultivo ilegal que ahora necesitan ser legalizadas.

¿Qué impacto tiene esto en el parque nacional?

Esto afecta a las aguas subterráneas y perjudica a los espacios protegidos del Humedal de Doñana y por supuesto a la fauna. Las plantaciones bajo carpas de aluminio se riegan con agua subterránea de pozos. Nadie sabe -ni siquiera las autoridades- cuántos pozos hay al final, pero seguro que más de 1.000 pozos ilegales. Muchos de ellos están escondidos en algún lugar de las colinas.

Huelva no siempre fue una región de cultivo de bayas, ¿verdad?

No, no había fresas en Huelva. Aquí predominaba la agricultura de secano: viticultura, olivos y cereales… Esto cambió hace unos 30 años cuando un inversor americano empezó a cultivar fresas y tuvo un gran éxito. El resultado fue un auge totalmente descontrolado de las plantaciones de fresas. En todas partes se han talado parcelas forestales privadas y públicas de piceas y encinas. Estos bosques estaban de hecho protegidos.

READ  Lanzamiento del rover de perseverancia de la NASA a Marte: cómo ver en vivo

desmontes y pozos ilegales, ocupación de espacios públicos… ¿Nadie intervino?

Las fresas son un negocio tan lucrativo que las autoridades a nivel comunitario simplemente han hecho la vista gorda. Casi no hay tierra comunal que no se haya convertido en un campo de fresas. Aquí todos son culpables, unos porque lo hicieron, otros porque lo toleraron.

¿Fue testigo de todo el proceso dentro de la Junta Asesora del Parque Nacional?

Sí, ese es aproximadamente el período exacto que estuve en el Consejo. El parque nacional existe desde 1969 y está protegido por su propia ley. Menciona específicamente las aguas subterráneas y las aguas superficiales. Pero esta ley nunca ha sido respetada. En 2003, se reguló la agricultura circundante. Se han legalizado 10.000 hectáreas. Ahora, con una nueva ley, el Gobierno conservador quiere incluir en el plan de regadío las 1.640 hectáreas que se crearon posteriormente.

¿Cuánto ha bajado el nivel del agua subterránea?

a

Desde 1986, los estudios oficiales han demostrado que el nivel freático está cayendo. El nivel freático ha retrocedido varios metros en todas partes; peor en una especie de embudo, un área de unos 10 kilómetros de largo y unos 2 kilómetros de ancho. Allí, está entre 10 y 15 metros. Los «Ojos de Doñana», una serie de lagunas en el corazón del parque donde ha aflorado agua subterránea, ahora están secos. Casi todo el humedal casi no ha tenido agua durante cuatro años. 3.000 lagunas se secaron por completo, algunas de las cuales todavía tenían agua. Doñana queda desierta. En la década de 1990, la Junta de Andalucía utilizó fondos de la UE para elaborar un plan de desarrollo sostenible. Esto nunca fue realmente implementado. La agricultura también ha contaminado las aguas subterráneas con pesticidas, incluidos los actualmente prohibidos.

READ  El turista se alegra, el campesino tiene miedo

¿Qué significa esto para la vida silvestre?

La gran mayoría de las aves migratorias que veranean y se reproducen en el norte de Europa utilizan Doñana en su camino hacia el sur de África. Cuando Doñana disponía de agua, aquí se congregaban hasta medio millón de aves acuáticas. Este año fueron solo 70 000-80 000. De los 60 000 gansos que suelen descansar aquí, solo vinieron 2000. El 70% de lo que hay en términos de biodiversidad en Europa también pasa en Doñana, o mejor dicho ha pasado. Doñana goza de toda la protección, tanto nacional como internacional, que puede tener un territorio, hasta ser Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Y al mismo tiempo, es el ámbito donde más se vulneran las normas. Lo que está pasando en Doñana es un desastre para toda Europa.

¿Cómo salvar el humedal?

Eso será difícil. Las plantaciones demasiado cercanas al parque deben reubicarse y toda el área debe convertirse a la agricultura orgánica. Tenemos que encontrar una solución para las familias que viven de la cultura. Si no lo consiguen, acaban en la extrema derecha. La ley que ahora pretende legalizar las 1.650 hectáreas se debe a la disputa entre los conservadores gobernantes y la ultraderechista VOX por los votos en el país. Hasta hace unos años, la socialdemocracia reinaba en las comunidades del entorno de Doñana. Ahora la extrema derecha está en ascenso, negando el cambio climático y todo lo que tenga que ver con el medio ambiente.

Volvamos a los consumidores europeos. ¿Qué podemos hacer?

Si quieres consumir fresas, debes asegurarte de que proceden de agricultura ecológica. Los supermercados deben asegurarse de que diga de dónde vienen las fresas y cómo se cultivan, qué áreas son legales.

Pero las fresas orgánicas y las plantaciones legales también necesitan agua y, por lo tanto, son parte del problema.

Si declaramos un boicot general, perjudicamos también a quienes hacen un uso responsable de los recursos. Los necesitamos como aliados. En Doñana hay aguas subterráneas que se pueden aprovechar. Alrededor de un tercio de lo que se toma actualmente sería tolerable excepto en años particularmente secos. Pero muchos pozos deben cerrarse permanentemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *