El extraño desafío de colonizar Marte: ¿no decidirán los primeros habitantes de Marte separarse de sus homólogos terrestres?

400 millones de kilómetros de casa sin retorno rápido. Comunicación retrasada, equipo potencialmente perecedero, ausencia absoluta de servicios terrestres: tal vida espera a los primeros colonizadores de Marte. ¿Pero lo aguantarán? Los científicos rusos comienzan a dudarlo.


© commons.wikimedia.org

Ciertamente, Marte no es un planeta muy hospitalario. Sin embargo, podemos adaptarnos a las duras condiciones ambientales con equipos de última generación. El viaje allí será muy peligroso: Elon Musk ha dicho repetidamente que los primeros astronautas en caminar están en peligro de morir. Pero imagina que la gente llega al Planeta Rojo y se instala allí de forma segura. ¿Cómo sobrevivirán a la presión psicológica?

A medida que los países se embarcan gradualmente en una nueva carrera espacial, los científicos rusos han decidido ver si el inevitable aislamiento en otro planeta confundirá las mentes de los colonizadores. En 2017, llevaron a cabo 17, en 2019 – 120 días de experiencia de aislamiento.

a

Los resultados confirmaron lo que temían los científicos: tal aislamiento alienta a los colonizadores a dividirse y convertirse en un grupo casi completamente autónomo. Simulaciones anteriores han llevado a los científicos a creer que los colonizadores de Marte probablemente comenzarán a tener un sentido de comunidad con el centro de control de la misión en la Tierra. De hecho, los astronautas en una situación única sienten que los colaboradores en la Tierra ya no pueden comprender sus necesidades y la gravedad de su situación. El hecho de que la comunicación se retrase gravemente tampoco ayuda. Entonces, cuando los consejos y decisiones de la Tierra parezcan menos valiosos y aún se demoren, los colonizadores actuarán por su cuenta.

READ  Los participantes de la simulación de Marte de la NASA enfrentan un "leve riesgo de muerte"

Curiosamente, las mujeres inicialmente se inclinaron a hacer un esfuerzo por mantener una relación positiva con el centro de control de la misión. Pero con el tiempo, hombres y mujeres comenzaron a tomar sus propias decisiones. Esto podría convertirse en un serio desafío, ya que los científicos de la Tierra tienen una gran cantidad de información útil y pueden ayudar a completar la misión. La autonomía de la colonia o incluso la ruptura deliberada de la conexión no solo sería peligrosa sino que obstaculizaría futuras misiones.

La única forma de evitar esto parece ser estructurando las comunicaciones y capacitando a los futuros colonizadores. Comprender que es probable que surja el deseo de tomar decisiones por sí mismos puede ayudar a evitar una separación completa. Pero, por supuesto, surgirá más información después de experiencias más largas en las que los participantes pasen meses o años aislados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *