La Oficina del Censo finalizará el conteo antes de lo esperado, entregará datos a Trump

La Oficina del Censo finalizará el conteo antes de lo esperado, entregará datos a Trump

Para cumplir con ese plazo, dijo Dillingham, la “recopilación de datos de campo” concluirá el 30 de septiembre. El personal profesional de la oficina ha dicho que terminar el conteo para fines del próximo mes no es posible después de un retraso en las operaciones provocado por una pandemia. a principios de este año.

Dillingham también dijo que la oficina “continúa su trabajo para cumplir con los requisitos” de dos órdenes de Trump: una orden ejecutiva de julio de 2019 que pedía a las agencias administrativas que recopilaran datos sobre inmigrantes indocumentados para proporcionar conteos que los estados podrían usar para dibujar mapas legislativos estatales que no incluye a esas personas; y un memorándum presidencial del mes pasado que instruye a la Oficina del Censo a calcular los recuentos de distribución, el número de escaños en el Congreso que tendrá cada estado en la próxima década, sin incluir a los inmigrantes indocumentados.

“Un equipo de expertos está examinando las metodologías y las opciones que se emplearán para este propósito”, dijo Dillingham.

Excluir a estos inmigrantes probablemente beneficiaría a los republicanos en futuras elecciones para el Congreso y la presidencia. De acuerdo con la Centro de Política de la Universidad de Virginia, un recuento que no incluyó a inmigrantes indocumentados significaría que California perdería dos escaños de la Cámara, no el escaño que se espera que el estado pierda en la próxima década. Texas, de rápido crecimiento, cada vez más un estado competitivo, ganaría dos escaños en lugar de tres. Nueva Jersey perdería un asiento.

Mientras tanto, Alabama y Ohio obtendrían un asiento bajo un conteo que excluía a los inmigrantes indocumentados, aunque actualmente no se proyecta que ganen asientos bajo un conteo convencional.

Los demócratas y otros grupos ya se han movido para desafiar la orden reciente de Trump, argumentando que la Constitución no permite que el censo cuente a algunas personas en el país para el reparto de la Cámara y no a otras en función del estado de inmigración. La decimocuarta enmienda dice que los escaños de la Cámara deben dividirse entre los estados “de acuerdo con sus respectivos números, contando el número total de personas en cada estado, excluyendo a los indios no gravados”.

En su memorando del mes pasado, Trump escribió que nunca se ha entendido que la Constitución incluye en la base de distribución a cada individuo físicamente presente dentro de los límites de un Estado en el momento del censo. En cambio, el término “personas en cada Estado” se ha interpretado en el sentido de que solo deben incluirse los “habitantes” de cada Estado. Determinar qué personas deben considerarse ‘habitantes’ para el reparto requiere el ejercicio de juicio “.

Eric Holder, ex fiscal general del presidente Barack Obama que dirige el Comité Nacional de Redistribución de Distritos y su organización sin fines de lucro afiliada, dijo el mes pasado que la orden de Trump viola “claramente” la Constitución.

“Este último esquema no es más que un intento partidista de manipular el censo para beneficiar a los aliados del presidente, pero viola claramente la Constitución de los Estados Unidos y las leyes federales, y no puede sostenerse”, dijo Holder, cuyo grupo sin fines de lucro está apoyando una demanda que busca detener. El movimiento de la administración.

READ  # Lady3Pesos se burla de los empleados de una tienda de conveniencia

Trump ha realizado numerosos esfuerzos para excluir a los inmigrantes indocumentados del recuento con fines de representación política. Después de que la Corte Suprema tomó una decisión para agregar una pregunta de ciudadanía al censo el año pasado, la orden de Trump de 2019 solicitó a otras agencias gubernamentales que proporcionaran datos sobre ciudadanía que pudieran usarse para crear un recuento de no ciudadanos.

En ese momento, los funcionarios de la administración dijeron que los datos de ciudadanía podrían ser utilizados por los estados para dibujar distritos legislativos estatales de igual población de ciudadanos en lugar de todas las personas, lo que probablemente cambiaría el poder de las ciudades más densamente pobladas a las áreas rurales.

Al igual que muchos aspectos de las organizaciones de los sectores público y privado, el brote de coronavirus ha afectado las operaciones de la Oficina del Censo. En abril, la oficina preguntó el Congreso para retrasar el requisito de presentar datos de distribución hasta finales de abril de 2021. Pero desde entonces, ya que las cifras de la encuesta de Trump han fallado, la administración ha presionado para cumplir con sus plazos originales.

En una audiencia la semana pasada ante el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes y Reforma del Gobierno, controlada por los demócratas, Dillingham se negó repetidamente a decir si la oficina cumplió con su solicitud original de prórroga.

La Cámara ya aprobó una disposición que extiende el plazo. Pero la propuesta republicana de alivio del coronavirus en el Senado, sobre la cual la cámara no ha actuado, no incluyó una extensión.

READ  Coronavirus en México: hay 70,604 muertes y 663,973 casos confirmados

Según la declaración de Dillingham, “casi el 63 por ciento de todos los hogares” han completado el censo hasta el momento.

“Mejoraremos la velocidad de nuestro recuento sin sacrificar la integridad”, dijo Dillingham, y agregó que la oficina “otorgará premios” a los empleados “en reconocimiento de aquellos que maximizan las horas trabajadas”.

Zach Montellaro contribuyó a este informe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *