La República Democrática del Congo busca registrarse en la UNESCO para recuperar los ritmos de la rumba

Escenario de concierto [Courtesy]

Encaramado en una esquina del escenario de La Septente, un club al aire libre de República Democrática del CongoKinshasa, la capital, Manda Chante canta el canto de apertura de “Independence Cha Cha”, un antiguo himno de los movimientos anticoloniales africanos.

La canción hizo su debut una noche en Bruselas en febrero de 1960, durante las negociaciones para la liberación del Congo de Bélgica, electrizando a los delegados. En cuatro meses, el Congo quedó libre.

Sesenta y un años después rumba permanece en el corazón de la música africana, y ha surgido un movimiento para cimentar su reputación y garantizar su protección.

Las autoridades de Kinshasa y Brazzaville, la capital de la vecina República del Congo, han presentado una oferta para agregar la rumba congoleña a la lista de las Naciones Unidas de patrimonio cultural inmaterial para la educación, la ciencia y la cultura (Unesco).

La Unesco anunciará su decisión en noviembre.

a

Listo para el público

La lista ayuda a mostrar la diversidad del patrimonio y a crear conciencia sobre su importancia.

Si se añadiera la rumba congoleña, se uniría a la comida de los vendedores ambulantes de Singapur, la cultura de la sauna de Finlandia y los sistemas de riego tradicionales de los Emiratos Árabes Unidos, entre otras innumerables costumbres de la lista.

“Si miras la rumba moderna, la planteamos y la desarrollamos, pero mantuvimos referencias a íconos como Le Grande Kallé”, dijo Manda, refiriéndose al nombre artístico de Joseph Kabasele, quien escribió “Independence Cha Cha” para persuadir a los políticos de poner dejando de lado sus diferencias por la autosuficiencia.

Nacida en el crisol de la Cuba del siglo XIX, la rumba combinó los tambores de esclavos africanos con las melodías de los colonizadores españoles.

READ  Manifestantes queman más de 100 autos en agencia estadounidense

Reexportado a África a principios del siglo XX en vinilo, encontró un público listo en los dos Congos, que reconoció los ritmos como propios.

“Llevaron a nuestros antepasados ​​a América en el siglo XV o XVI.

“La rumba congoleña se creó y ancló en la misma dinámica que la historia que forjó este país”, declaró André Yoka, director del Instituto Nacional de las Artes de Kinshasa, que lleva la candidatura del Congo al estatuto de la Unesco.

La rumba deriva de “Nkumba”, que significa ombligo en el idioma local, una danza que se origina “en el antiguo reino de Kongo”, según la sumisión del Congo a la Unesco.

“Cuando nuestros antepasados, llevados al extranjero, quisieron recordar su historia, su origen, su memoria, bailaron la danza del ombligo”, dijo Catherine Kathungu Furaha, ministra de Arte y Cultura congoleña.

“Queremos que la rumba sea reconocida como nuestra. Es nuestra identidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *