Los científicos descubren nuevas especies de rayas de 150 millones de años

Los científicos descubren nuevas especies de rayas de 150 millones de años

Aellopobatis bavarica: Las especies recién descubiertas, los fósiles completos, sólo se conocen en Alemania. Esta especie es también la más grande de todas y puede alcanzar los 170 cm. Crédito: Türtscher et al. (2024, figura 4)

Una nueva especie de raya fósil, Aellopobatis bavaricaFue descubierto en Baviera, Alemania, y se remonta al período Jurásico Tardío.

En un nuevo estudio publicado recientemente en la revista Artículos de paleontología, Un equipo internacional de científicos dirigido por la paleobióloga Julia Türtscher de la Universidad de Viena exploró el desconcertante mundo de las rayas que vivieron hace 150 millones de años y descubrió una diversidad previamente oculta, incluida una nueva raya. especies.

Este estudio amplía enormemente la comprensión de estos antiguos peces cartilaginosos y proporciona información adicional sobre un ecosistema marino del pasado.

En su nuevo estudio, la paleobióloga Julia Türtscher del Instituto de Paleontología de la Universidad de Viena examinó 52 rayos fósiles de finales de jurásico período. Estos rayos tienen 150 millones de años y datan de una época en la que Europa estaba cubierta en gran parte por mar, a excepción de unas pocas islas, comparables al Caribe actual. Los especímenes del Jurásico tardío son particularmente valiosos para los científicos porque se encuentran entre los especímenes de rayas más antiguos y completamente conservados.

Como normalmente sólo se conservan los dientes de las rayas fosilizadas, estos raros hallazgos esqueléticos proporcionan una visión interesante de la evolución temprana de este grupo. Aunque los fósiles excepcionalmente bien conservados (de Alemania, Francia y el Reino Unido) se conocen desde hace algún tiempo, siguen en gran medida inexplorados. El estudio de Türtscher es el primer análisis exhaustivo de la variación de la forma del cuerpo en estos rayos.

Julia Turtscher

La paleobióloga Julia Türtscher en la Colección Nacional de Paleontología y Geología de Baviera en Munich, donde se exhiben varios ejemplares de la nueva especie de raya. Crédito: Patrick L. Jambura

Los resultados muestran una mayor diversidad de líneas holomorfas (completamente conservadas) en el Jurásico Tardío de lo que se pensaba anteriormente. “Hasta ahora sólo se han confirmado tres especies de rayos holomorfos del Jurásico Superior, pero gracias a este estudio se han identificado un total de cinco especies”, explica Türtscher.

Basándose en sus análisis, los investigadores pudieron confirmar una cuarta especie que se había discutido durante algún tiempo, así como documentar e introducir una nueva especie de raya previamente desconocida: Aellopobatis bavarica. Esta especie, que puede alcanzar los 170 cm de longitud, anteriormente se consideraba una forma grande de la especie francesa, mucho más pequeña. Spathobatis bugesiacus, que mide 60 cm de largo. Sin embargo, al analizar en detalle las estructuras esqueléticas y las formas del cuerpo, los científicos pudieron demostrar que Aellopobatis bavarica es una especie distinta.

Los nuevos resultados también sugieren que las cinco especies estaban presentes en áreas muy restringidas, pero los autores se muestran reacios a sacar conclusiones apresuradas sobre posibles endemismos: «Más estudios sobre la morfología dental de los especímenes y comparaciones posteriores con dientes aislados de otros sitios podrían ayudar reconstruir la distribución paleogeográfica de los rayos del Jurásico tardío”, afirma Türtscher.

Panorama general de los ecosistemas marinos del pasado

Los resultados de este nuevo estudio no sólo contribuyen a la comprensión de la biodiversidad y la evolución de las mantarrayas en el Jurásico Tardío, sino que también tienen implicaciones directas para la identificación de especies fósiles de mantarrayas conocidas sólo a partir de dientes aislados. Los nuevos descubrimientos constantes sobre estos fascinantes animales brindan información sobre la dinámica de los ecosistemas marinos del pasado y resaltan la importancia de los fósiles bien conservados en la reconstrucción de nuestro pasado geológico. “Sólo podemos sacar conclusiones precisas sobre las especies vivas si también entendemos el pasado de un grupo, incluida su evolución, sus adaptaciones a factores ambientales cambiantes a lo largo del tiempo y la extinción que enfrentó ese grupo durante su historia evolutiva. El conocimiento paleobiológico nos permite comprender mejor la dinámica detrás de la evolución y extinción de las especies y, por lo tanto, contribuye a desarrollar medidas de conservación más efectivas para las especies que ahora están amenazadas”, dice el segundo autor Patrick L. Jambura, del Instituto de Paleontología de la Universidad de Viena. .

READ  El helicóptero creativo de la NASA sigue desafiando las expectativas

Referencia: “Los análisis rostrales y de la forma del cuerpo revelan una diversidad críptica de batomorfos del Jurásico tardío (Chondrichthyes, Elasmobranchii) de Europa” por Julia Türtscher, Patrick L. Jambura, Eduardo Villalobos-Segura, Faviel A. López-Romero, Charlie J. Underwood, Detlev Thiès, Bruce Lauer, René Lauer y Jürgen Kriwet, 19 de marzo de 2024, Artículos de paleontología.
DOI: 10.1002/spp2.1552

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *