«No soy del tipo alemán»

«No soy del tipo alemán»

  1. Pagina de inicio
  2. región
  3. Dreiich

Foto de familia frente a la famosa biblioteca de la Universidad Nacional (UNAM) en México: Wolfgang Fritzler con su esposa Lorena y su hijo Alexander. © –

Cuando las selecciones nacionales de fútbol de México y Alemania se enfrentaron hace unas semanas, Wolfgang Fritzler cruzó los dedos por el equipo del águila en el pecho. “No podía negar mis raíces”, admite el hombre de 69 años. El nativo de Frankfurt puede vivir bien con el resultado final 2-2. Fritzler, que creció en Buchschlag, vive en México desde hace casi 40 años.

Dreieich – Con su esposa Lorena, su hijo Alexander y su beagle Chuy, el científico deportivo está de regreso desde julio en México, después de 16 años en Pachuca de Soto.

«No soy del tipo alemán», dice Fritzler. “Aquí hay mucha improvisación, eso me gusta. » La gente es muy amigable. “He tenido muy buenas experiencias, tanto profesionales como privadas. » La historia del encuentro de Fritzler con su esposa en 1990 es un gran ejemplo de la mentalidad mexicana. “Ambos estábamos invitados a una fiesta de cumpleaños que debía comenzar a las 7 p.m. Pero no había nadie más que los anfitriones. Los demás invitados llegaron una hora más tarde y Lorena y yo tuvimos mucho tiempo para charlar”, dice Wolfgang Fritzler riendo. El amor es el factor decisivo para que él se quede en México.

Cuando Fritzler llegó allí en los años 80, sólo quería “aguantar un tiempo” y luego regresar a Alemania. El éxito del libro, el menor de cuatro hermanos, se graduó en el Langener Dreieich-Gymnasium y luego estudió deportes y matemáticas en el TH Darmstadt para convertirse en profesor. Después de sus prácticas, Fritzler, como muchos de sus colegas, no logró encontrar trabajo; una palabra clave: exceso de profesores. En 1984, vio un anuncio en un periódico sobre la escuela alemana en México. Buscamos profesores de alemán desempleados como profesores locales. Al parecer, la publicidad no sólo despierta su interés. “Al principio estaba en lista de espera. A mediados de 1985 recibí de repente un telegrama en el que me decían que en un plazo de 72 horas tenía que decidir si aceptaba el puesto de profesor allí. Aunque ya no me lo esperaba, lo acepté”, afirma Fritzler. Ya entonces tenía cierta espontaneidad y capacidad de improvisación. Cuando se presenta una oportunidad prometedora, la aprovecha.

Durante sus tres años en el colegio alemán, lo llamaron el «profesor de bicicletas» y mucha gente declaró loco a Fritzler cuando emprendió un recorrido de 600 kilómetros en bicicleta hasta la costa. Lleva una semana viajando y no ha reservado ningún alojamiento. “Le pregunté a la gente sobre hoteles. Algunos también me invitaron a sus casas. “Fue una gran experiencia”, dijo. Fritzler no es una persona temerosa.

Descubrió este deporte muy temprano. Como estudiante jugó voleibol en SSG Langen y más tarde se convirtió en jugador y entrenador en Orplid Darmstadt. Cuando la participación de Fritzler en la escuela alemana terminó en 1988 y planeaba regresar a casa, se le ofreció la oportunidad de enseñar voleibol en una escuela de entrenadores recién fundada en la Universidad del Estado de México. “Como no tenía perspectivas de conseguir un puesto docente en Alemania, acepté. Poco a poco me fui dando a conocer en el panorama del voleibol mexicano a través de capacitaciones como entrenador y también se me dieron otras tareas en la universidad. Así que terminé quedándome en México y nunca me arrepentí. » Sobre todo porque poco después se cruzó en su camino una enfermera llamada Lorena.

En su nuevo hogar, el libro más vendido parece un “tuerto entre ciegos”, porque allí todavía no había clases académicas de deportes. Otra coincidencia lo llevó al fútbol como preparador físico en 1996. Wolfgang Fritzler trabajó durante once años para los “Pumas” en la primera división mexicana. Desde entonces, también ha trabajado en la formación de entrenadores de fútbol. Desde 2007, el alemán es profesor en la Universidad de Ciencias del Fútbol y del Deporte de Pachuca, a unos 100 kilómetros al norte de Ciudad de México.

READ  Sheinbaum analiza si Covid adopta más restricciones la semana siguiente

Sin embargo, esto terminará a finales de año. Su hijo Alexander estudió recientemente en la Ciudad de México y la familia vive allí nuevamente. Además, a los 69 años, es hora de jubilarse. Pero: “Aquí la edad no influye. Puedo trabajar para siempre si quiero. » Wolfgang Fritzler definitivamente quiere continuar. Volvió a examinar a los “Pumas” y se imagina uniéndose a ellos como analista de datos. “No sé si va a funcionar. » Hay un toque de calma mexicana allí.

¿Y cómo es la vida en una metrópoli poblada por varios millones de habitantes? La familia tiene su propia casa con jardín, que vale mucho. «El tráfico es terrible», dice Fritzler. Toma el metro: es gratis para las personas mayores. Y: “Hay que saber cuándo ir a dónde. »En Frankfurt no es diferente.

Por Frank Mahn

Antes del partido inaugural del Mundial de Sudáfrica 2010, Fritzler participó en un congreso de la FIFA para la Universidad de Fútbol de Pachuca.
Antes del partido inaugural del Mundial de Sudáfrica 2010, Fritzler participó en un congreso de la FIFA para la Universidad de Fútbol de Pachuca. © privado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *