Una segunda presidencia de Trump y la política divisiva de la inmigración – The Irish Times

Una segunda presidencia de Trump y la política divisiva de la inmigración – The Irish Times

No hay una explicación sencilla para Donald Trump o por qué resultan atractivas sus políticas de insulto. Lo que dice sobre los Estados Unidos contemporáneos o la política en general es, en el mejor de los casos, conjeturas.

Decir que es emblemático de una nueva política fracturada es demasiado obvio para analizarlo. Describirlo como una reacción a la globalización y la inmigración masiva o como la encarnación de un Estados Unidos en guerra consigo mismo es igualmente obvio.

Las etiquetas de populista, nacionalista y aislacionista aplicadas al magnate inmobiliario multimillonario no nos acercan más a comprender el cálculo de Trump.

Los seguidores del culto a “Donald J” forman un grupo cada vez más fanático en torno al expresidente, considerando su retórica sin filtros como una forma de verdad. Sólo dice que lo que la gente piensa es la frase dicha en defensa.

En 2016, después de llamar «violadores» a los inmigrantes mexicanos y «perdedores» al héroe de guerra condecorado Donald McCain, y pedir un «alto total y completo a la entrada de musulmanes a Estados Unidos», sus encuestas se dispararon.

Los numerosos casos judiciales que siguieron a su campaña esta vez parecen estar funcionando de la misma manera, alimentando conspiraciones del “Estado profundo” y avivando su base.

Sin embargo, puede ser el otro lado de los partidarios de Trump -los que admiten su mentira, los que reconocen sus actividades políticas divisivas, los que pueden pasar por alto su papel en los disturbios del 6 de enero en el Capitolio y su intento de anular el resultado electoral- el que proporciona una mejor medida de la temperatura política actual.

READ  Mujer que denuncia intento de feminicidio en Bogotá continúa recuperándose

Parecen atraídos por algo más en la composición política de Trump, por algo más en el éter político.

Es este grupo, que apoyará a Trump pero con reservas, el que parece darle la ventaja en estados clave, según la última encuesta del New York Times/Siena College, que le sitúa por delante del actual presidente Joe Biden entre un 4% y un 10%. puntos en Nevada, Georgia, Arizona, Michigan y Pensilvania.

La encuesta causó conmoción dentro del establishment democrático y liberal de Estados Unidos.

Incluso en Irlanda, el alojamiento de los refugiados ucranianos y la presión que esto ejerce sobre algunas comunidades está generando graves divisiones dentro de la Coalición y horribles protestas callejeras.

Los votantes favorecieron a Trump sobre Biden en inmigración por 12 puntos, en seguridad nacional por 12 puntos y en el conflicto palestino-israelí por 11 puntos.

Después de que el republicano Mitt Romney perdiera las elecciones presidenciales de 2012 ante Barack Obama, el Partido Republicano llevó a cabo una autopsia que recomendó una revisión de las políticas de inmigración del partido y lo que un comentarista describió como «una fuerte dosis de compasión para ganarse a los hispanos».

Trump ignoró la recomendación y prometió una línea más dura en materia de inmigración, comprometiéndose a construir un muro fronterizo mientras sometía a los votantes a un aluvión casi constante de retórica racista y antiinmigración dirigida principalmente a los inmigrantes mexicanos. Su posición tampoco lo alejó de los hispanos conservadores que votan por los republicanos: obtuvo más votos que Romney.

La ministra del Interior británica, Suella Braverman, está abriendo el mismo camino, advirtiendo que el Reino Unido se enfrenta a un “huracán” de migración masiva y que “Gran Bretaña despertaría adecuadamente” bajo un gobierno laborista.

Según una estimación, unos 3,8 millones de personas han entrado a Estados Unidos desde que Biden asumió el cargo en 2021; se cree que casi la mitad son ilegales. Normalmente el flujo es de un millón por año. Este aumento ha minado los presupuestos federales y locales y ha afectado los recursos.

Cómo conciliar las exigencias de una carrera y el deporte competitivo

En algunos estados, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos supuestamente se ha visto obligada a liberar a inmigrantes ilegales en las comunidades para evitar el hacinamiento en las instalaciones. Cet afflux – le franchissement illégal des frontières a atteint un nombre record de 2,7 millions rien qu’en 2022 – a touché des villes aussi éloignées que New York, qui a du mal à accueillir des dizaines de milliers de migrants ayant besoin d’ un abrigo.

Aunque rechazó la postura dura de Trump en materia de inmigración, Biden se apegó a algunas de las políticas de Trump, incluida la controvertida ley Título 42, la medida de emergencia de salud pública invocada por la administración Trump durante la pandemia, que permitió la expulsión automática de migrantes en la frontera.

Durante décadas, los comentaristas liberales han tachado injustamente de racistas a quienes cuestionaban la inmigración, a pesar de que muchos tenían preocupaciones legítimas de que la inmigración pusiera a prueba los servicios públicos o redujera los salarios.

Trump lo utilizó para expulsar a cientos de miles de personas, incluidos niños no acompañados. Biden dejó de aplicar esta política a los menores no acompañados, pero continuó –hasta mayo de este año– expulsando a personas y familias.

La inmigración es ahora el movimiento político más controvertido del planeta. Destruyó la política de izquierda-derecha que existió durante la mayor parte del siglo pasado, dando lugar a fuertes plataformas antiinmigrantes incluso en las democracias ricas y sedentarias de Escandinavia.

READ  Colombia - Pueblos indígenas de Colombia inician marcha para denunciar masacres

La semana pasada, el gobierno alemán alcanzó un acuerdo entre partidos para frenar la inmigración ilegal, recortar los beneficios sociales para los inmigrantes, acelerar las deportaciones y explorar la posibilidad de establecer centros de procesamiento de asilo fuera de la UE. Recuerde que no hace mucho, la ex canciller alemana Angela Merkel fue elogiada por conceder asilo a un millón de refugiados sirios e iraquíes.

El acuerdo alemán sigue al anuncio de Italia de que pronto abriría centros de inmigrantes en Albania y al controvertido plan británico de enviar solicitantes de asilo a Ruanda para su procesamiento.

Incluso en Irlanda, el alojamiento de los refugiados ucranianos y la presión que esto ejerce sobre algunas comunidades está generando graves divisiones dentro de la Coalición y horribles protestas callejeras.

Durante décadas, los comentaristas liberales han tachado injustamente de racistas a quienes cuestionaban la inmigración, a pesar de que muchos tenían preocupaciones legítimas de que la inmigración pusiera a prueba los servicios públicos o redujera los salarios.

Es innegable que la globalización y la inmigración masiva han coincidido con niveles crecientes de desigualdad. Puede que no comprendamos el verdadero alcance de Trump, pero su cuidadosa manipulación de los agravios, percibidos o no, relacionados con estas tendencias podría llevarlo a la Casa Blanca por segunda vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *