Quien mata el hierro …

No solo la espada tiene vida propia, también las palabras. Una vez liberados, regresan al mismo lugar donde fueron pronunciados.

A medio plazo, tolerancia, tolera; descalificación, descalifica; la humanidad humaniza; fraude, desilusión; honestidad, honor; ataque ataque; nobleza, ennoblecimiento, desconfianza, desconfianza; compasión, piedad y aniquilación, aniquila.

El viernes 2 de octubre, Andrés Manuel López Obrador estalló contra Morena: “(hay) mucha gente para un líder tan pequeño”. Se quejó del desastre que asola a este partido desde hace más de un año.

Y es que efectivamente, Morena se ha convertido en un lugar envenenado por las palabras.

El fin de semana pasado, Mario Delgado, uno de los candidatos a la presidencia de esta formación política, aseguró que su opositor Porfirio Muñoz Ledo quería dar un golpe de Estado al presidente López Obrador.

Por su parte, Muñoz Ledo dijo que las declaraciones de Delgado fueron estúpidas y serias. Lo acusa de ser un corrupto que ha invertido más de 1.500 millones de pesos en su campaña.

Muñoz Ledo se declaró presidente legítimo de Morena y pidió ignorar los resultados de las encuestas. Nos asegura que hubo fraude.

Alfonso Ramírez Cuellar, líder interino del partido, atacó el trabajo del INE y los colegios electorales; exigió que otras empresas diseñen e implementen las últimas medidas.

37 senadores, 162 diputados federales y 68 legisladores locales impugnaron a Muñoz Ledo por haberse declarado ganador sin haber salido victorioso.

En venganza, 41 diputados pidieron a su coordinador Mario Delgado que renunciara a favor de Muñoz Ledo.

Todos los dirigentes son responsables de la descomposición del ambiente dentro de este partido, desde el que vive en el Palacio Nacional hasta el último presidente municipal.

READ  Cori Bush derrota a William Lacy Clay en una demostración de poder progresivo

La depuración política, tan de moda, acabará destruyendo un movimiento que nació generoso y plural.

Enfocar: el discurso cargado de descalificación y estigmatización, que hoy domina la vida pública mexicana, ha lastimado gravemente al partido de López Obrador porque las palabras, como los pájaros, siempre vuelven al punto de partida.

@ricardomraphael

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *