Ruanda quiere que Zimbabue extradite a presuntos fugitivos del genocidio

Una antigua fosa común permanece abierta en el memorial del genocidio de Murambi en Nyamagabe, en el sur de Ruanda, el 21 de abril de 2022.

  • Zimbabue dice que está trabajando con Ruanda para extraditar a presuntos criminales de genocidio encontrados en el país.
  • El Ministerio de Relaciones Exteriores dice que Zimbabue ha cumplido con los tratados internacionales al rastrear a los criminales de guerra de Ruanda.
  • Una organización que vincula a los sobrevivientes de la ayuda con el genocidio de Ruanda de 1994 ha criticado a los países que ofrecen refugio a los fugitivos del genocidio.

El gobierno de Zimbabue ha dicho que está trabajando en estrecha colaboración con Ruanda para rastrear y extraditar a varios presuntos fugitivos del genocidio ruandés que se cree que están en el país.

Esto fue revelado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Zimbabue una semana después de que se encontraran los restos del presunto fugitivo genocida ruandés Potrais Mpiranya en una tumba de 2006 en Harare enterrada con el nombre de «Ndume Sambao».

Los restos de Mpiranya fueron descubiertos por un organismo de las Naciones Unidas (ONU) que manejó casos pendientes de crímenes de guerra en Ruanda y Yugoslavia.

En un comunicado, el ministro de Relaciones Exteriores de Zimbabue, Fredrick Shava, dijo que el país estaba procesando numerosas solicitudes del gobierno del presidente de Ruanda, Paul Kagame, para extraditar a sospechosos que se cree que están en Zimbabue.

“No solo estamos cooperando y ayudando al mecanismo de la ONU, sino que también estamos ayudando a Ruanda de manera bilateral y las solicitudes de extradición de algunos fugitivos que se cree que están en Zimbabue se encuentran en varias etapas de procesamiento”, dijo.

READ  Reino Unido advierte del riesgo de alergia a la vacuna Pfizer

El año pasado, Zimbabue y Ruanda firmaron un Memorando de Entendimiento sobre Asistencia Legal Mutua en Asuntos Penales y Cooperación en Prisiones/Correcciones.

El memorando de entendimiento significaba que los refugiados ruandeses que estaban en Zimbabue antes de 1999, de acuerdo con una resolución de la ONU, serían declarados inmigrantes ilegales porque habían huido poco después del genocidio y algunos eran buscados por crímenes de guerra.

LEER | Oficial militar vinculado al genocidio de Ruanda arrestado en Holanda

El genocidio comenzó el 6 de abril de 1994 cuando fue derribado un avión que transportaba al presidente ruandés Juvénal Habyarimana, un hutu. Al amparo de la guerra, los extremistas hutu lanzaron sus planes para destruir a toda la población civil tutsi. En cien días, se estima que entre 400.000 y 800.000, en su mayoría tutsis, fueron asesinados. Algunas estimaciones sitúan la cifra por encima del millón.

El genocidio provocó la huida de cientos de miles de personas a través de África y más allá.

Sin embargo, fueron los encargados de hacer cumplir el genocidio quienes fueron atacados para regresar a casa para enfrentar sus presuntos delitos.

a

En Zimbabue, los refugiados ruandeses han suplicado repetidamente que no los deporten. Temían ser perseguidos bajo el gobierno de Paul Kagame porque eran vistos como críticos del mismo.

Hay oficialmente 658 refugiados ruandeses en Zimbabue alojados en el campo de refugiados de Tongogara. Pero también hay una comunidad ruandesa fuera del campamento, desde la cual se han llevado a cabo la mayoría de las investigaciones para localizar a Mpiranya.

Vuelo desde Ruanda

Mientras seguían el rastro de Mpiranya, los investigadores de la ONU dicen que la «fuga de Ruanda» por parte de los facilitadores y perpetradores del genocidio hizo que muchos abandonaran el país después de que el Frente Patriótico llegara al poder en Ruanda, dirigido por Kagame.

READ  Los casos de coronavirus en todo el mundo superan los 60 millones

Los fugitivos encontraron refugio en la República Democrática del Congo (RDC), la República Centroafricana (RCA) y Camerún. Sin embargo, cuando Théoneste Bagosora, comandante militar y criminal de guerra genocida, fue arrestado en Camerún, muchos se fueron porque su seguridad no estaba garantizada.

El único lugar seguro para los criminales de guerra era la República Democrática del Congo en 1998, cuando estalló allí una segunda guerra.

Sirvieron como soldados de fortuna, presionando para la caída de Laurent-Désiré Kabila.

Los investigadores de la ONU dijeron que Mpiranya y muchos otros se unieron a las Fuerzas de Defensa de Zimbabue (ZDF) que estaban en la República Democrática del Congo para defender al gobierno de Kabila.

Dijeron que Mpirinya dirigía una unidad militar llamada Brigada Horizon que «operaba extensamente con la ZDF en la República Democrática del Congo. Se desplegaba en conjunto y participaba en feroces batallas».

Ocultar criminales de guerra

En su informe, los investigadores de la ONU dijeron que altos funcionarios militares y gubernamentales facilitaron la llegada de Mpiranya y muchos otros fugitivos a Zimbabue.

“Los funcionarios de Zimbabue facilitaron su entrada a Zimbabue y Mpiranya facilitó el paso seguro de sus ayudantes más cercanos”, dijeron los investigadores.

Ibuka, una organización que vincula a los sobrevivientes del genocidio de Ruanda de 1994, criticó a los países que albergaron a Mpiranya.

«Los países donde vivió desde 1994 hasta 2006 tenían la responsabilidad de arrestarlo, pero no lo hicieron», dijo Jean Damascène Kalinda de Ibuka.

Numerosos informes posteriores al descubrimiento de los restos de Mpirinya han «pintado» a Zimbabue de mala manera, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores.

READ  Rusia instala a un 'nuevo alcalde' en ciudad ucraniana tras presuntamente secuestrar a su predecesor

LEER | Harare niega albergar a fugitivo del genocidio de Ruanda

«El gobierno de Zimbabue quiere que se sepa que ha cumplido con todas sus obligaciones en virtud del derecho internacional.

«Zimbabwe ha cooperado plenamente con el mecanismo residual de la ONU en sus investigaciones del fugitivo ruandés que ha sido acusado por el Tribunal Penal Internacional por su papel en el genocidio ruandés de 1994», dijo Shava.

También dijo que la oficina del fiscal de la ONU no estaba autorizada a «venir, exhumar y tomar muestras de una persona fallecida enterrada en Zimbabue sin permiso del gobierno».


News24 Africa Desk cuenta con el apoyo de la Fundación Hanns Seidel. Las historias producidas por Africa Desk y las opiniones y declaraciones que pueden contener no reflejan las de la Fundación Hanns Seidel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.