Tratado de pandemia: buena idea, mala especie | La ciencia

Empleados del laboratorio de control de calidad de las instalaciones de Sant Joan Despí (Barcelona) de la empresa farmacéutica Reig Jofre, que producirá la vacuna Janssen contra el coronavirus.Andreu Dalmau / EFE

Convertí el título de biólogo evolutivo Edward O. Wilson, quien, cuando se le preguntó por su opinión sobre el comunismo, respondió con un estilo característico: “Buena idea. Especies malas ”. Wilson era un estudioso de los insectos sociales, como las abejas y las hormigas, y sabía que estos enjambres formaban organizaciones óptimas con una facilidad increíble. Con la posible excepción de la reina, los individuos solo cuentan como números y no dudan en sacrificar sus vidas por el bien de la colmena. El comunismo, pensó Wilson sarcásticamente, sería una gran teoría para una colonia de insectos, pero no funcionó en una especie como la nuestra, compuesta por agentes libres, críticos y reflexivos, y también otros agentes dañinos, malignos o antisociales. , sí, pero también individual e insustituible. Buena idea, mala.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y alrededor de 30 líderes mundiales apoyaron la firma de un tratado internacional vinculante a principios de este mes que prepara al mundo para la próxima pandemia. La idea es un acuerdo global coordinado por la OMS que compromete a los países signatarios a compartir sus conocimientos y experiencias en beneficio de la salud global. ¿Quién podría oponerse a este objetivo? Nunca habíamos visto nada igual, excepto en malas series de ciencia ficción. Un acuerdo global limitaría considerablemente el daño de una futura pandemia e incluso podría compensarlo de raíz. Pero nuestra capacidad para actuar de manera óptima y altruista, racional y sensible, es una profunda incógnita. Qué apoya al editorialista de NaturalezaBasta mirar lo que está sucediendo en esta pandemia para dudarlo.

READ  ால் Bola de fuego recorre los cielos del centro de España a una velocidad de 72.000 kilómetros por hora
a

Los gobiernos de los países con recursos están haciendo todo lo posible para lograr la inmunidad colectiva dentro de sus fronteras, y su preocupación por los trabajadores de la salud africanos es, por decirlo suavemente, nada.

Los gobiernos estaban preparados – y fueron informados por la OMS – para acordar una distribución internacional de vacunas contra la ovidis que daría prioridad a la población vulnerable del mundo y a los trabajadores de salud de primera línea sobre los jóvenes y los afectados de mediana edad en el mundo. Era muy dudoso que fueran a hacer esto y, de hecho, no lo hicieron. Los gobiernos de los países con recursos están haciendo todo lo posible para lograr la inmunidad colectiva dentro de sus fronteras, y su preocupación por el saneamiento africano es un poco nula.

El resultado es que el mundo rico estará vacunado a finales de este año, y los países en desarrollo tendrán que esperar hasta 2023, siendo optimistas. Pero una pandemia es un desastre mundial y solo puede resolverse inmunizando al mundo entero. El filósofo político Daniel Innerarity me va a regañar por ser arrogante – lea su artículo perspicaz de este lunes, una verdadera lección de reflexión– pero una de las funciones de la ciencia es transmitir datos e ideas que informan a los políticos y a la población. Los gobiernos, por supuesto, tienen que tomar las decisiones clave, y el mejor ejemplo del que acabamos de hablar: vacunar al mundo oa tu provincia. Está claro que a un político le resultaría difícil justificar el primero, pero esto no es solo un argumento a favor del segundo. Quizás, después de todo, no somos la especie adecuada.

READ  61 nuevos casos de COVID-19 en el condado de Tuolumne, actualización sobre muerte anterior

Puedes seguir a la MATERIA en Facebook, Gorjeo mi Instagramo suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *