Volcán de las Islas Canarias: La angustia y la incertidumbre se instalan en La Palma: “Perdimos todas nuestras vidas” | Sociedad

“Todos están devastados aquí. Si no están deprimidos, están al borde del abismo. La persona que habla es Jonay Pérez. No solo es el asesor de seguridad del ayuntamiento de El Paso, el municipio de la isla canaria de La Palma donde un nuevo volcán entró en erupción el domingo. También es un residente local, habiendo vivido en El Paraíso desde su nacimiento. El área fue completamente arrasada el lunes por una lengua de lava, que arrasó casas, propiedades y negocios en su lento descenso por la ladera.

Una de las tiendas que destruyó pertenecía a su madre. “Perdió dos kilos y medio en dos días”, explica. “Su tienda es completamente subterránea. Lava fue justo encima de él. La tienda de comestibles de la madre de Jonay tenía 30.000 € en stock cuando llegó la lava. Pero es solo dinero. “La mayoría de nosotros nacimos allí”, agrega. “Hemos perdido toda nuestra vida.

La situación de Jonay es similar a la de cientos de familias en otros barrios, como Todoque, en el vecino municipio de Los Llanos de Aridane, que cuenta con 20.170 habitantes. La angustia crece con el “inexorable” avance, en palabras del primer ministro regional de Canarias, Ángel Víctor Torres, de los dos coladas de lava que han surgido del volcán y que ya han engullido cerca de 400 casas.

Un polideportivo en Los Llanos de Aridane, que proporciona alimentación, ropa y ayuda psicológica a los afectados por la erupción.Miguel Velasco Almendral

El equipo de expertos que monitorea el fenómeno, el Plan de Prevención de Riesgos Volcánicos (Pevolca), informa que la lava cubre ahora un área de alrededor de 140 hectáreas, con un frente de 600 metros. El director técnico de Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, explicó este miércoles que los dos ríos de lava siguen avanzando, “pero muy lentamente”, dado el aumento de la viscosidad y las condiciones del terreno. “No podemos estar seguros de que la lava llegue al mar”, dijo. El volcán Cabeza de Vaca, hasta ahora, solo muestra una sola grieta, con nueve respiraderos, aunque no todos arrojan lava actualmente.

READ  Revés para la selección femenina de ÖHB antes de la clasificación para la Copa del Mundo

Las 5.600 personas evacuadas hasta el momento han logrado refugiarse principalmente en las casas de sus familiares. Las aproximadamente 200 personas que no tenían adónde ir se alojaron primero en el cuartel de El Fuerte en las afueras de la capital, Santa Cruz de La Palma, que tiene 15.695 habitantes. El primer ministro Torres anunció este miércoles que estas personas serían reubicadas próximamente en un hotel en Fuencaliente, en el suroeste de la isla. Las personas con discapacidad o movilidad reducida serán trasladadas a centros asistenciales.

Muchos se derrumban y lloran; son personas de todas las edades y lo han perdido todo

a

Nines, trabajadora social del Ayuntamiento de Los Llanos

“Hay gente que llega resignada [to the situation]», Explica Nines, trabajadora social del Ayuntamiento de Los Llanos, en el polideportivo municipal donde se organiza toda la comida y ropa donada por el público. “Muchos se derrumban y lloran; son personas de todas las edades y lo han perdido todo ”, explica.

La tarea de Nines es registrar a todas las personas que se han quedado sin hogar y determinar si han sido reubicadas o no. “Ayer tuvimos que lidiar con un caso de angina de pecho en una mujer que había venido en busca de ayuda.

La mayor incertidumbre para los residentes es no saber cuánto durará ni cómo terminará esta situación. Hay quienes ni siquiera saben qué pasó con su casa. Este es el caso de Dolores (no es su nombre real), que acudió al polideportivo a pedir comida y ropa. Ella es de Todoque, donde llegó la lava el martes, y está convencida de que perdió su hogar. Pero no puede confirmarlo ya que no puede llegar a la zona. “Es toda mi vida”, dijo. “Mis padres vivían allí, yo nací allí …”

Si el presente aflige a los habitantes de La Palma, una de las Islas Canarias de España, ubicada en el Océano Atlántico frente a la costa noroeste de África, el futuro es del mismo color que las cenizas que escupe el nuevo volcán. “En dos meses, cuando esto termine y el resto de España nos olvide, nos estallará la cabeza”, dijo un trabajador municipal de El Paso, quien también habló bajo condición de anonimato. “Esperemos unos meses para ver qué pasa. “Dios no existe en El Paso”, dice Rosa, una residente del vecindario. “Hace un mes hubo un incendio, y ahora esto …”

Preocupación por el futuro

El primer ministro español, Pedro Sánchez, y el primer ministro canario, Ángel Víctor Torres, se han esforzado por declarar que nadie se quedará fuera de la reconstrucción de la isla. Torres anunció el martes que buscaría ayuda de la Unión Europea. Y el gobierno central ha comenzado a idear un plan específico que ayudará a acelerar la llegada de las ayudas y adaptarse a las circunstancias excepcionales de esta primera erupción volcánica en España desde 1971. Este incluirá la reconstrucción de viviendas e infraestructuras, medidas fiscales para los ciudadanos y empresas afectadas, y medidas y subvenciones específicas para la pesca y la agricultura, que son los principales motores económicos de la isla además del turismo.

Si llega esta ayuda, es una gran preocupación para los residentes. “Mi madre está considerando pedir ayuda estatal para que de alguna manera pueda reabrir su negocio”, explica Jonay Pérez. La lava ha pasado por alto las casas de otros residentes, pero algunos todavía no quieren regresar a sus hogares a un lugar que ahora imaginan devastado y aislado. “Somos una gran familia aquí”, dijo un hombre. “Estaba hablando con un local. Su casa se ha salvado, pero no quiere volver a poner un pie en El Paraíso. El gobierno de Canarias dijo el miércoles que compraría 44 casas vacías en Tazacorte y 29 más en Los Llanos de Aridane.

Mientras tanto, no se escatiman gastos en los esfuerzos para reducir el daño de la lava, incluso si terminan en vano. Tras evacuar la zona de Todoque, un grupo de bomberos de la isla canaria de Gran Canaria pasó la mañana del miércoles cavando trincheras con maquinaria pesada, según el líder del grupo Alberto Barrio. “Nuestros superiores empezaron a pensar en las posibilidades y las basaron en experimentos que se habían realizado en Finlandia o en el volcán de Islandia”, explica en conversación telefónica. “Y como no sabemos cómo hacer nada, nos pusimos manos a la obra. Podríamos haberlo hecho antes, pero puede que no sirva de nada. Pero teníamos que intentarlo. “

versión inglesa por Simon Hunter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *