NASA/JAXA XRISM lanzó su primera visión del cosmos en rayos X

NASA/JAXA XRISM lanzó su primera visión del cosmos en rayos X

La NASA y la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) están colaborando en la misión XRISM para explorar objetos celestes que emiten rayos X. La misión tiene como objetivo responder importantes preguntas cósmicas, incluidos los orígenes de las estructuras más grandes del universo, el comportamiento de la materia sometida a intensas fuerzas gravitacionales y al funcionamiento de chorros de partículas de alta energía.

Recientemente, la misión NASA/JAXA XRISM publicó un primer vistazo a los datos sin precedentes que recopilará. El equipo de la misión XRISM ha compartido una instantánea que captura un cúmulo de cientos de galaxias y un espectro que revela la composición química de los desechos estelares de una galaxia cercana. Esto proporciona a los científicos una visión detallada de la composición química de estos objetos celestes.

La misión XRISM, diseñada para detectar rayos X con energías de hasta 12.000 electronvoltios, cuenta con dos instrumentos: Resolve y Xtend. Estos instrumentos están colocados en el centro de un conjunto de espejos de rayos X, diseñado y construido en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA.

XRISM tiene como objetivo estudiar las regiones más calientes del universo, estudiar grandes estructuras cósmicas y explorar objetos con intensas fuerzas gravitacionales. En particular, la energía de la luz visible está en el rango de 2 a 3 electronvoltios a modo de comparación.

La misión XRISM utilizó su instrumento Resolve para estudiar N132D, un remanente de supernova en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia enana situada a unos 160.000 años luz de distancia. N132D es una de las fuentes de rayos X más brillantes de esta región.

READ  Consulte los consejos de observación del cielo de la NASA para febrero
Remanente de supernova N132D
El remanente de la supernova N132D se encuentra en la parte central de la Gran Nube de Magallanes, una galaxia enana situada a unos 160.000 años luz de distancia. Xtend de XRISM capturó el resto en forma de rayos X, como se muestra en el recuadro. En su punto más ancho, N132D tiene unos 75 años luz de diámetro. Aunque brillantes en rayos X, los restos estelares son casi invisibles en la vista de fondo del suelo tomada con luz óptica. Crédito: Caja, JAXA/NASA/XRISM Xtend; contexto, C. Smith, S. Points, el equipo MCELS y NOIRLab/NSF/AURA

El espectro detallado de rayos X obtenido por Resolve reveló picos asociados con elementos como silicio, azufre, calcio, argón y hierro. Este análisis espectral proporciona información valiosa sobre la composición y las características del remanente de supernova, mostrando el potencial científico de la misión XRISM, ya que se espera que las operaciones regulares comiencen más adelante en 2024.

a

Brian Williams, científico del proyecto XRISM de la NASA en Goddard, dijo: “Estos elementos se forjaron en la estrella original y luego se destruyeron cuando explotó como una supernova. Resolve nos permitirá ver las formas de estas líneas de una manera nunca antes posible, permitiéndonos determinar la abundancia de diferentes elementos presentes, así como sus temperaturas, densidades y direcciones de movimiento con niveles de precisión sin precedentes. Desde allí podemos recopilar información sobre la estrella original y la explosión.

El segundo instrumento de XRISM, Xtend, es un generador de imágenes de rayos X desarrollado por JAXA. Utilizando su instrumento Xtend, la misión XRISM capturó una imagen de rayos X de Abell 2319, un cúmulo de galaxias ubicado a unos 770 millones de años luz de distancia en la constelación norteña de Cygnus. Abell 2319 es el quinto cúmulo de rayos X más brillante del cielo y está experimentando un importante evento de fusión.

La imagen de rayos X obtenida por Xtend resalta el amplio campo de visión del instrumento, proporcionando información detallada sobre la estructura y dinámica de este enorme cúmulo de galaxias y contribuyendo a nuestra comprensión de los fenómenos cósmicos.

Lillian Reichenthal, directora del proyecto XRISM de la NASA en Goddard, dicho, “Incluso antes de que finalice el proceso de puesta en marcha, Resolve ya está superando nuestras expectativas. Nuestro objetivo era alcanzar una resolución espectral de 7 electronvoltios con el instrumento, pero ahora que está en órbita estamos llegando a 5. Esto significa que obtendremos mapas químicos aún más detallados con cada espectro capturado por XRISM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *