Seguimiento de COVID-19 en Alaska: 12 muertes y 756 nuevos casos reportados el viernes

Estamos poniendo a disposición esta importante información sobre la pandemia sin suscripción como servicio público. Pero dependemos del apoyo de los lectores para hacer este trabajo. Considere unirse a otros para apoyar el periodismo independiente en Alaska por solo $ 3.23 por semana.

La carga diaria alta y constante de casos se traduce en más muertes y hospitalizaciones que ejercen presión sobre el sistema de salud, dicen los funcionarios de salud.

Tres de las muertes han ocurrido recientemente, según funcionarios de salud pública: una mujer de Anchorage de unos 90 años; una mujer Kodiak de unos 80 años; y una mujer de Kenai de unos 80 años.

Nueve de las muertes se informaron después de una revisión de los certificados de defunción: una mujer de Kenai de unos 90 años; una mujer cordobesa de unos 90 años; una mujer de Utqiagvik de unos sesenta años; una mujer de Wasilla de sesenta años; un hombre de Wasilla de unos sesenta años; un hombre de Anchorage de unos 80 años; un hombre de Anchorage de unos sesenta años que murió incapacitado; y dos mujeres de Anchorage, ambas en sus sesenta.

Un total de 141 residentes de Alaska han muerto con el virus desde que se detectó por primera vez aquí en marzo. Si bien la tasa de mortalidad general per cápita del estado permanece uno de los más bajos del país, Los funcionarios estatales dicen que es difícil comparar Alaska con otros estados debido a su geografía única y su sistema de atención médica vulnerable.

Los funcionarios continúan informando que la reducción de la capacidad hospitalaria y la falta de personal es una preocupación importante en todo el estado.

Los datos estatales mostraron que solo cinco camas de cuidados intensivos están disponibles en los hospitales de Anchorage el viernes, donde tienden a terminar los pacientes más enfermos del estado.

La capacidad de las unidades de cuidados intensivos en Alaska estaba en la zona roja el viernes, más del 75% de su capacidad. Hubo 134 personas hospitalizadas por COVID-19, así como 15 personas sospechosas de infecciones. De un total de 125 camas de unidades de cuidados intensivos para adultos, 27 estaban disponibles y el 14,3% de las hospitalizaciones de adultos en Alaska estaban relacionadas con COVID.

De los 744 casos nuevos reportados por el estado entre los residentes de Alaska el viernes, hubo 237 en Anchorage, más 19 en Eagle River, cuatro en Chugiak y uno en Girdwood; 193 en Wasilla, 54 en Palmer, uno en Big Lake y uno en Sutton-Alpine; 23 en Soldotna, 17 en Kenai, seis en Homer, dos en Anchor Point, uno en Seward, uno en Nikiski y uno en Sterling; 25 en Fairbanks y 10 en el Polo Norte; 34 a Kodiak; 29 en Juneau y dos en Douglas; 18 en Utqiagvik; siete en Delta Junction y dos en Tok; ocho en Betel; tres en Sitka; dos en Shevak; uno en Valdez; uno en Kotzebue; y uno en Wrangell.

READ  El limbo de cohetes complica la misión Europa Clipper de la NASA

Entre las comunidades de menos de 1.000 personas que no se nombran por motivos de privacidad, había siete en la región del censo de Yukon-Koyukuk; seis en el área del censo de Betel; seis en el censo de Valdez-Cordova; cuatro en el distrito de Matanuska-Susitna; tres en el norte de la península de Kenai; dos en el distrito de Ketchikan Gateway; dos en la bahía de Bristol más los distritos de Lake y Peninsula; uno en el barrio de la isla Kodiak; uno en el distrito de Fairbanks North Star; uno en el área del censo de Nome; tres en el distrito noroeste del Ártico; dos en la zona del censo de Kusilvak; uno en la región de Yakutat más Hoonah-Angoon; y uno en el área del censo de Dillingham.

Se han reportado doce casos en no residentes: cuatro en Fairbanks, uno en Delta Junction, uno en Wasilla, uno en una comunidad más pequeña en el noroeste del Ártico, uno en Sitka y cuatro en áreas no identificadas de el estado.

Anchorage esta semana ha entrado en un mes modificado “Agachate” para frenar las altas tasas de propagación del virus y proteger la capacidad de la atención médica. Los funcionarios de salud estatales continúan alentando a los habitantes de Alaska a evitar las reuniones en interiores con personas que no sean familiares e informan que la mayoría de los residentes de Alaska que contratan contraer el virus de un amigo, familiar o compañero de trabajo.

Los Centros para el Control de Enfermedades anunciaron esta semana que están revisando sus aviso de cuarentena para permitir que las personas que pueden haber estado expuestas al COVID-19 acorten su período de cuarentena de dos semanas a solo siete días con una prueba de COVID-19 negativa.

Se han realizado más de un millón de pruebas en Alaska desde marzo. Si bien las personas pueden hacerse la prueba más de una vez, cada caso informado por el departamento de salud del estado representa solo a una persona.

De los casos nuevos, el estado no informa cuántas personas muestran síntomas cuando dan positivo en la prueba. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estimados que alrededor de un tercio de las personas con el virus son asintomáticas.

El jueves, el estado tuvo una tasa de positividad promedio de 6.65% durante los últimos siete días. Los funcionarios de salud advierten que una tasa de positividad superior al 5% puede significar que no se realizan suficientes pruebas generales en una comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *